11 febrero 2012

COB pide que Gobierno haga respetar derechos laborales

La Central Obrera Boliviana (COB) pidió al Gobierno que haga respetar los derechos laborales de los trabajadores de Makitesa y de otras tres empresas que no pagan salarios y beneficios a sus empleados desde hace tres meses.

El secretario de empleo y desocupación de la máxima organización laboral, Silverio Paucara, informó que el nuevo Comité Ejecutivo de la COB gestiona desde su posesión que se haga cumplir el pago de salarios devengados de los trabajadores de la textilera Makitesa.

Para ese fin, el Ministerio de Trabajo debe utilizar incluso la fuerza coercitiva para que los dueños de Makitesa y otras empresas paguen salarios.

Según la Confederación de Fabriles de Bolivia, además de la primera empresa, otras tres, Millma, Electrofashion y Casa Crisol, confrentan problemas por la falta de mercados tras la pérdida de las preferencias arancelarias en EEUU.

Pese a que el Gobierno abrió Venezuela para las exportaciones, este mercado no fue una alternativa para las ventas de confecciones y textiles.

En las cuatro empresas quedaron cesantes al menos 300 personas sin el pago de salarios, aguinaldos y menos beneficios sociales.

Paucara explicó que, en el caso de Makitesa, si no hay un acuerdo a los trabajadores no les queda otra alternativa que tomar la empresa y hacerse cargo de su administración.

“Si no se cumple la ley laboral, qué podemos hacer, estamos obligados a tomar la empresa, a crear una propia empresa, toda la maquinaria está a cargo de los compañeros, pero es maquinaria vieja y los dueños quieren evadir su responsabilidad”, precisó.

Reiteró que el Gobierno debe generar las condiciones para que estas empresas, que son fuentes generadoras de empleo, a diferencia de las firmas estatales, sigan manteniéndose en pie. La Confederación de Fabriles informó que en Makitesa quedaron desempleados 105 trabajadores y uno de sus propietarios huyó del país. Para reactivar la empresa plantean acceder a un crédito de 80.000 dólares del Banco de Desarrollo Productivo (BDP) y se entregaría como garantía el inmueble.

En el caso de Millma, el mercado de EEUU dejó de ser rentable para sus propietarios, que se fueron al exterior.

Otros 100 trabajadores de la empresa Electrofashion también fueron despedidos, porque la empresa está en quiebra. La firma recibía materia prima de la textilera Ametex para procesarla, pero ésta se vio perjudicada por la pérdida de preferencias arancelarias en EEUU.

En el caso de Casa Crisol, la compañía enfrenta problemas similares y son 30 los trabajadores perjudicados.

Paucara aseguró que existe el compromiso del Ministerio de Trabajo de hacer seguimiento a los casos de estas empresas y obligar a sus propietarios a pagar los salarios devengados y otros beneficios sociales.

NormaEl investigador del Centro de Estudios para el desarrollo agrario y laboral (Cedla), Bruno Rojas, opinó que el Gobierno no hace cumplir la Ley del Trabajo ni la Ley del Organización del Poder Ejecutivo (LOPE) en los casos de Makitesa y otras empresas de textiles


VenezuelaSegún la Confederación de Fabriles ante la perdida del mercado de Estados Unidos y las preferencias del ATPDEA y Venezuela no ayudó como alternativa para la venta de textiles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada