28 mayo 2012

Solo una de cada diez mujeres cuenta con buen empleo

Pese a los esfuerzos de la mujer por destacarse en la sociedad, aún la sombra patriarcal sigue vigente. Así lo demuestra un estudio del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario, (Cedla), que da cuenta de que las madres sólo reciben un 30 por ciento de la masa salarial de las ciudades, que están expuestas a la sobreexplotación del trabajo, que representan un 44 % de la población asalariada y que sólo una de cada diez que habitan en las principales ciudades del país tiene un trabajo de calidad, la mayoría en el sector estatal.

Estos datos contradicen totalmente los enunciados en que se basa el Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer, que se celebra hoy, y que reclama por la seguridad e igualdad de la mujer en los diferentes campos de su diario vivir.

"El derecho de las mujeres a gozar de salud integral a lo largo de todo su ciclo vital es un derecho humano universal consagrado por el sistema internacional de derechos humanos. La salud integral responde a factores biopsicosociales, de la capacidad de las mujeres de acceder a los recursos para vivir una vida digna, con igualdad de oportunidades, exenta de violencia", reza parte de los pilares que sostienen a esta fecha internacional.

Otros datos del informe destacan que "las mujeres que trabajan por su cuenta son las mayores impulsoras de la dinámica del comercio en el país, favoreciendo la distribución a bajo precio de la producción nacional e importada y que cumplen un rol subordinado a la ganancia empresarial".

También el informe muestra que sólo una de cada diez mujeres asalariadas en las principales ciudades del país tenía un trabajo de calidad y bien remunerado. Por ejemplo, el 70 por ciento de las mujeres asalariadas y el 83 por ciento de las trabajadoras independientes tienen un ingreso inferior al costo de una canasta normativa alimentaria de Bs 1.670 bolivianos.

Posiciones. Para la socióloga Mirtha Vaca, la mujer se está abriendo paso en la cultura machista que impera en el país, porque además de ser madre y esposa está demostrando ser buena profesional.

"Ante la presión social, la situación económica obliga a ambos en el hogar a buscar trabajo para darle una mejor vida a sus hijos, la mujer está en constante capacitación. Sin embargo, es cierto que todavía hay muchas damas que tienen una autoestima tan baja que les impide crecer y no les permite tener confianza para salir adelante. No se trata de fuerza física, sino de tacto para tomar decisiones. La mujer, al ser más sensible ante los hechos de la vida misma, responde a situaciones difíciles con mucha humanidad. El hombre es siempre más frío y duro en sus decisiones", apuntó Vaca.

Por su parte, el Defensor del Pueblo Regional, Hernán Cabrera, señaló que como la sociedad vive en una cultura patriarcal, el hombre difícilmente va a aceptar esa igualdad de oportunidades. Sin embargo, destacó que hay mujeres que tienen un liderazgo innato que las ha convertido en representantes de diversas instituciones o en voceras de un sector.

"En los concejos municipales hay una presencia mayor que en años anteriores de mujeres. Pero hay que reconocer que existen diferencias abismales con relación al varón, porque no son reconocidas laboralmente. Aparte de las estadísticas, también la mujer es víctima del acoso, un tema que se da en todos los estratos de la sociedad", apuntó Cabrera.

Remarcó que no hay seguridad social para la mujer, pero que el primer paso para hacer valer sus derechos es denunciar el maltrato y, por otro, buscar formas de realizar actividades técnicas o universitarias para crecer como personas.

Sin embargo, para Lucía no basta con ser profesional y hacer un buen trabajo, ya que según ella la mujer siempre será discriminada, más aún si sus preferencias sexuales son diferentes.

"Desde que anuncié a mi familia, amigos y colegas de que estoy enamorada y vivo con otra mujer, mi vida se convirtió en un infierno, no puedo ni ir al baño de mi oficina porque mis colegas salen despavoridas. Yo merezco respeto, no soy un monstruo, tengo derecho a elegir con quién vivir y qué hacer. Antes tenía muchas amigas, ahora son contadas. Hacía muchos proyectos extras a mi empleo y ahora ya nadie me contrata. ¿Por qué tiene que incidir mi estilo de vida con la capacidad intelectual que tenga?" se pregunta la joven.

Para Magaly Barba, técnica de la capitanía de Tacobo Mora, la mujer indígena es la menos favorecida, porque su misma cultura no tienen acceso a la información, tecnología y capacitación como en el área urbana.

"El logro que la mujer indígena consigue es un trabajo, tras muchos años. Ahora reciben capacitación pero falta mucho por hacer. Todavía hay una barrera cultural para lograr que la mujer alcance niveles de participación. En cuanto al machismo, es una situación compleja. Por ejemplo, la mujer indígena no tiene mucho acceso a la representación pero sí a la toma de decisiones. Hay mujeres capitanas, pero son pocas. Es un trabajo arduo y responsable que se debe hacer para eliminar los prejuicios", apuntó Barba.

Punto de vista

"Aquí no hay programas que apoyen a la mujer "

Es cierto que la discriminación es constante, en mi oficio como abogada veo esta situación todos los días. Cuando pido un dato a los policías o cuando envío a mis asistentes, que son mujeres, a buscar un documento, siempre recibimos respuestas toscas de parte de ellos. Lamentablemente, somos vulnerables, y pese a que hay leyes que nos favorecen la falta de respeto es permanente.

Sin embargo, qué hacer para cambiar esta actitud, no callarnos, no ser sumisas, denunciar los hechos a las instancias competentes.

Por ejemplo, a mi bufete me llegan casos de mujeres del interior que han sido maltratadas pos sus maridos, porque éstas no les hicieron caso, ya que las dejan encerradas en el hogar criando a los hijos y no tienen derecho de tener otro tipo de relación de amistad con nadie. Hay mucha ignorancia y eso se da en todos los estratos sociales, no solamente en las mujeres humildes, hay otras que viven en un palacio pero que viven como esclavas, amargadas toda su vida.

Es importante promover políticas y programas educativos constantes y permanentes para acabar con esta mentalidad machista. Muchas veces hasta las propias mujeres tenemos la culpa de tener hijos así, debemos formar a nuestros hijos en un ambiente de equidad e igualdad para que en adultos sean verdaderos hombres de bien.

Hay otros países que ofrecen ayuda a la madres, acá no hay ese apoyo y por eso muchas mujeres se ven "obligadas" a permanecer con un hombre que la trata mal y la humilla porque se siente incapaz de salir adelante por su cuenta

Hay que capacitarse, no se debería depender de un hombre, al contrario trabajando juntos se ven los logros y hay más beneficios.

Adelfa Flores
Abogada


"No se le da confianza a la mujer en sus roles "

A la mujer no se la ha dado la suficiente confianza en el tema laboral, y es difícil cambiar una cultura que ha identificado siempre al varón como la persona que es el protector de la familia y que lleva los recursos. Eso ha ido evolucionando. Si bien los indicadores todavía son negativos, hay mujeres que sufren discriminación porque las personas que las contratan, por ser mujeres, les ofrecen menos salario. Eso se debe a la cultura que tiene el país, que es machista. Si nosotros hacemos una comparación con Brasil, encontramos por ejemplo que la misma presidenta es mujer. Allá reconocen el valor de la mujer. Ellas toman decisiones de manera eficiente, están capacitadas, tienen forma de tomar decisiones de manera adecuada.

La mujer utiliza criterios más humanísticos en la toma de decisiones. Sin embargo, el sector empresarial de varones busca más la rentabilidad que el trabajo social. Pero es algo para trabajar: ahora la mujer se está formando, la mayor cantidad de estudiantes en la universidades son mujeres. Pero obviamente falta invertir en el factor humano especializado y bueno.

Otro factor que la retrasa es que ella, una vez formada, también decide ser esposa y madre y eso de alguna forma le impide un poco seguir adelante como proyección personal. Todo eso influye. Son aspectos que influyen en la toma de decisiones. Las empresas tienen que cambiar el chip de ofrecerles menores sueldos,sino más bien motivarlas. Se tiene que invertir demasiado en el tema de la educación. Debemos educar a los niños, considerando que todos ellos tienen potencialidades.

Carlos Schlink
Economista

Hay una ley aprobada que defiende a la mujer en la política

La Ley contra el Acoso y Violencia Política fue aprobada el 22 de mayo del 2012 luego de 12 años de esfuerzos para impulsar esta norma, liderados por la Asociación de Concejalas de Bolivia (ACOBOL) y diversas instituciones y organizaciones comprometidas con la defensa de los derechos de las mujeres.

Esta Ley se constituye en una herramienta fundamental para prevenir, atender y sancionar los actos de acoso y/o violencia política hacia las mujeres.

Además, garantiza el ejercicio pleno de sus derechos políticos, protegiendo a todas las mujeres candidatas, electas, designadas o en el ejercicio de la función político – pública.

Dada la magnitud de esta problemática en Bolivia, esta norma será un mecanismo estratégico para enfrentar las barreras patriarcales que aún atentan contra el derecho a la participación política con equidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada