04 mayo 2012

Uniformados de bajo rango ganan menos que funcionarios de base

Los policías y militares de bajo rango ganan menos que un funcionario público de base que tiene como salario mínimo 2.000 bolivianos. Los empleados de los 20 ministerios ganan así en cumplimiento del Decreto Supremo 1186, promulgado el 9 de abril de 2012, que nivela los sueldos de los servidores públicos en la denominada Escala Salarial Maestra a partir de este año. Fuentes militares confirmaron a Página Siete que un sargento inicial percibe 1.500 bolivianos. Un suboficial, tras 16 años de servicio, alcanza a 2.500 bolivianos. Un policía egresado de la Escuela Básica Policial percibe un total ganado de 1.100 bolivianos. Cada tres años asciende, pero su sueldo aumenta en 20 bolivianos. Un cabo gana 1.120 bolivianos; un sargento segundo, 1.140; un sargento primero, 1.160; un suboficial segundo, 1.180. A partir del suboficial primero, que gana 1.230 bolivianos, el salario se incrementa en 50 bolivianos . Un suboficial mayor percibe 1.440 y uno superior, 1.520. “Ese policía de bajo rango, que estudia dos años, entrega su vida, se hace gasificar, lidia con los choferes, sabe que en toda su carrera no ganará más de 1.520 bolivianos, no es justo”, protestó un policía que tiene jinetas de suboficial en su hombro. Los subtenientes que se gradúan de la Academia Nacional de Policías (Anapol), después de cuatro años de estudio, ganan 1.700 bolivianos, un teniente, 1.900 y un capitán, 2.100. Otro entrevistado, esta vez con dos estrellas o teniente de la Policía, hizo notar que un oficial debe estudiar durante cuatro años y ejercer su carrera al menos diez años para lograr un sueldo que supera al salario mínimo (2.000 bolivianos) que fue establecido para los funcionarios públicos. Demandas en plaza Murillo Las esposas de los policías de baja graduación protestaron ayer en puertas de Palacio de Gobierno en demanda de un incremento salarial paralelo al de las sargentos y suboficiales de las Fuerzas Armadas (FFAA), caso contrario advirtieron con iniciar un motín policial de no ser escuchados por el presidente Evo Morales y el Legislativo. Un grupo de 30 mujeres ingresó a la plaza Murillo con la exigencia de la renuncia del comandante general de la Policía, Jorge Santiesteban, a quien acusan de beneficiar a oficiales de alto rango con el pago de bonos y cargos que les benefician. “Queremos que el sueldo sea al nivel de los militares, porque ellos no trabajan y los policías salen a patrullar, salen en los días feriados. El policía trabaja 28 horas, 24 de servicio y cuatro más para presentar su informe. La Policía necesita ser reforzada con armamento y equipamiento”, dijo Guadalupe Cárdenas. Un policía denunció que “los comandantes se dan el lujo de cobrar por servicios extraordinarios cuando hay partidos de fútbol o conciertos y ese dinero no llega a nosotros. Es más, quién sabe a dónde va ese dinero”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada