17 septiembre 2012

La OIT dice que cerca de 75 millones buscan trabajo en el mundo

María Trini Burgos tiene 17 años, cursa el último año de secundaria en el colegio La Salle, de Santa Cruz. Sueña con estudiar Ciencias Políticas. Hace poco ingresó al Centro de Jóvenes y Empleo (CJE), entidad dependiente del Gobierno Municipal Autónomo de Santa Cruz, creado justamente para orientar a los jóvenes en lo que será la vida laboral. Al igual que ella, muchos chicos tienen sueños y aspiraciones, algunos terminan sus carreras y se encuentran con la triste realidad de tener pocas oportunidades laborales. De acuerdo al último informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el empleo juvenil tiende a empeorar a nivel global. Actualmente 75 millones de jóvenes en el mundo están buscando trabajo y, al igual que María, tuvieron sueños similares.

Datos en Bolivia. Bolivia es fiel reflejo de lo que pasa en el mundo. Si bien el país ha experimentado una bonanza económica producto de los altos precios de las materias primas que han hecho que sus reservar se eleven a los $us 13.000 millones, la inserción de la gente joven al campo laboral sigue siendo un gran problema para el actual Gobierno.

Según el Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla), hasta el 50% de la población desempleada en Bolivia, entre mujeres y varones, es joven, como consecuencia de la falta de oportunidades laborales en el país, a pesar de un crecimiento importante del Producto Interno Bruto (PIB). Este porcentaje representa a por lo menos 75.000 jóvenes que están buscando empleo. De esta cifra, el 25% corresponde a personas con edades que oscilan entre 25 y 30 años. La mayoría no accede a una labor por la falta de oferta, incluso pese al grado de experiencia o capacitación que puedan tener, sean estas personas simples bachilleres o profesionales.

En búsqueda de soluciones. En vista del creciente índice del desempleo juvenil y sobre todo a las limitaciones que tiene el sector joven para su inserción al mundo laboral, el Gobierno Autónomo de Santa Cruz de la Sierra recientemente inauguró el Centro de Jóvenes y Empleo (CJE) de la ciudad.

Osman Vaca es subalcalde del Distrito Municipal 1, lugar geográfico donde se lleva adelante este proyecto. El hombre bordea los 40 años, sus cabellos pintan ya varias canas. Cuenta que este es un proyecto piloto con el que se pretende llegar a 15.000 jóvenes. Además, se espera que los 12 distritos de la ciudad puedan tener uno de estos centros. "Este es un espacio de acogida y valoración destinado a una población de 15 a 30 años sin ninguna discriminación, en el que se brinda servicios gratuitos de orientación vocacional, asesoría en la búsqueda de empleo y asesoramiento para iniciar un negocio", explica.

Carla Guzmán, coordinadora del CJE, explica que este centro pone a disposición de los jóvenes capacitación para elaborar una hoja de vida atractiva, presentarse a una entrevista de trabajo e inscribirse en la Bolsa de Empleo Virtual.

También dicta talleres para orientarlos en la elección de una carrera profesional a partir de sus aptitudes y capacidades.

A esto se añade talleres de asesoramiento para aprender a iniciar un negocio. "Con esta iniciativa se pretende incidir en la reducción de los niveles de desempleo y, por lo tanto, de la pobreza sobre un segmento poblacional grande y gravitante para el desarrollo de Santa Cruz de la Sierra", explica.

María es una de las primeras jóvenes que asistió a este centro y pese a sus 17 primaveras ha definido su plan de vida. “Quiero estudiar Ciencias Políticas y trabajar en organizaciones, en la parte del fomento de la cultura", señala.

Carreras técnicas, una solución. Mauricio Farfán, al igual María, acudió al CJE en busca de orientación. Le gusta mucho las artes gráficas, tiene un trato amable y es espontáneo. Gracias a los talleres dictados por este centro se ha planteado estudiar dos carreras técnicas para aprovechar sus cualidades. Una es Marketing a nivel técnico medio, de hecho ya ingresó al Instituto Domingo Savio y espera terminar su curso a final de año. Dice que puede ser un buen vendedor.

Luego, en enero, cursará un año de Diseño Gráfico en Infocal y espera en 2014 estar trabajando, diseñando y creando panfletos o artes gráficas para medios impresos. "Yendo a las charlas me he dado cuenta que necesita tener una formación rápida. No descarto estudiar una licenciatura, pero primero debe adecuarme a mi realidad y estudiar algo que me guste, me sea práctico porque la bonanza que dicen que hay no llega a todos ", sostiene.

Según, Jorge Marcos Salvador, director de este centro de estudios, cada año egresa un promedio de 40.000 técnicos, pese al número interesante asegura que cada vez se necesita más mano de obra en Santa Cruz debido al desarrollo industrial de la región. "Cada año las industrias demandan más mano de obra calificada", indicó.

En Santa Cruz, un 23% tiene contrato permanente

Estudios. Según un estudio de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (UAGRM), solo el 68% de los jóvenes comprendidos entre las edades de 17 y 24 años de la ciudad de Santa Cruz estudia y un 22% estudia y trabaja al mismo tiempo.

Sin embargo, del total de jóvenes que están trabajando solo un 26,3% tiene un contrato fijo.

Otro 14% tiene un trabajo eventual y un restante 59% no posee ningún de ningún tipo de contrato laboral o algo similar, lo que explica que un 79,4% no tenga ningún tipo de beneficio o seguro social que lo proteja.

Para paliar este problema, según CJE, es necesario crear en la región 216.404 fuentes de trabajo nuevas; es decir, el 37% del total de empleos a nivel nacional.

"Si se habla de un empleo digno esta necesidad se incrementa a 469.522 empleos para los próximos cinco años".

Consecuencias. La falta de oportunidades para conseguir empleo llevará a los jóvenes, en especial a los de estratos más bajos, a profundizar su exclusión económica y social.

Cifras. De acuerdo al último Censo de Población y Vivienda, en Santa Cruz son más de 600.000 jóvenes entre los 14 y 15 años los que aportan a la sociedad con su trabajo, en más de 300 ocupaciones. Según el (Cedla) el 15,5 por ciento (60.717 personas) de la población juvenil se encuentra desocupada en La Paz, Cochabamba, Santa Cruz y El Alto. La tasa de desempleo en el país es de 8,8 por ciento.

Urgencia
Se necesitan 580 mil empleos

Tasa. En el 2009, la tasa de desempleo según cifras oficiales llegó a un 7,8% y alrededor del 7% en el 2010. De acuerdo a datos del Ministerio de Economía publicados en el Informe de la Fundación Milenio, la tasa de desempleo urbano fue de 5,5%. Es decir, de cada 100 trabajadores 5 a 6 personas están desempleadas.

Solución. En el 2011, el Gobierno nacional invirtió $us 2.428 millones para la creación de 160.000 nuevos empleos. Sin embargo, según un análisis del Centro de Fomento a la Pequeña y Mediana Empresa (Inaset), se necesita crear cerca de 580.000 nuevos puestos de trabajo en los próximos cinco años, de los cuales el 94% deberá centrarse en el área urbano.

Protección. Solo el 20 por ciento de la población trabajadora del área urbana en Bolivia está protegido por la Ley General del Trabajo, mientras que el resto tiene altos grados de informalidad o precariedad.

Acción estatal. "Mi primer empleo digno" es un programa que lleva adelante el Estado, para el inserción laboral. Desde febrero comenzó la etapa de expansión del mismo con un financiamiento del Banco Mundial de 3,6 millones de dólares, y prevé alcanzar hasta fin de año una meta de 2.000 jóvenes capacitados en las ciudades de Potosí, La Paz, El Alto, Tarija, Cochabamba y Santa Cruz.

La capacitación se desarrolla en seis meses: en los primeros tres los jóvenes se capacitan y reciben un estipendio diario de 15 a 25 bolivianos, además de todo el material necesario durante el período de capacitación. El programa ha tenido mucho avance en el occidente del país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada