30 diciembre 2013

Reprochan el trabajo infantil sin importar la edad

Cuando el semáforo se coloca en rojo, dos niños de 8 y 6 años de edad bailan en el corazón de la avenida. Mientras a su alrededor todo es de color gris. Todos los días al caer la tarde ellos realizan su gracioso acto, innovando nuevos pasos cada noche, para ganarse unas moneditas. En similar situación se puede ver a muchos niños en los diferentes anillos de la ciudad, algunos venden papas fritas, pipocas, refrescos, pastillas, otros se suben a los micros para cantar. No solo es común verlos en las principales avenidas de la ciudad, sino también en la periferia. Bolivia cuenta con el convenio 138 de la Organización Internacional del Trabajo en la que establece como edad mínima de trabajo los 14 años. Sin embargo según un informe que presentó la Defensoría de la Niñez, en Bolivia existen 850.000 niños y adolescentes trabajadores, cifra que representa el 28% de la población de entre 5 y 17 años.

El estudio es prioridad. Doli Hurtado, abogada de la Fundación Niño Feliz, expresó que "este tema es muy complicado y quien debería hacerse cargo primeramente es el Gobierno", debido a que tiene que crear instituciones donde prioricen la educación y les hagan un seguimiento, "las familias deberían hacerse cargo de los niños para que ellos no trabajen, tenemos a los niños carretilleros y hay personas que les dan hasta 20 centavos eso es hacerse la burla". Segundo todos los bolivianos tienen que trabajar en este nuevo código, "si los adolescentes quieren trabajar, los padres tienen que ver dónde va a trabajar, el empleador tiene que exigirle que estudie y si la necesidad es mucha, yo creo que a los 16 años pueden empezar a trabajar porque ahí empiezan a tener conciencia social, pero siempre y cuando haya vigilancia de la familia o de una institución que los controle", enfatizó Hurtado.

Los padres no deben obligarlos. Desde la fundación Luz del Mundo, Gabriela Rojas mencionó que se debería verificar que los padres no estén obligando a sus hijos a trabajar, aunque hay algunos que ayudan de una manera más liviana, por lo que remarcó que debería haber una visitadora social para que no exista el abuso al menor. Además expresó que muchos niños y adolescentes ven que ganan dinero y no quieren estudiar. "La ley no está siendo especifica porque es muy amplio lo que se debería evaluar y por donde usted vea siempre van a ver personas que abusen y se aprovechan del menor tanto los empleadores como los padres, porque más les va a convenir mandarlo a trabajar que hacerlos estudiar y luego le quitan el dinero", dijo Rojas.

Restan horas a su aprendizaje. El diputado oficialista Javier Zavaleta, que preside la red parlamentaría por la niñez y adolescencia indicó que no está de acuerdo que trabajen a los 14 años, "en otros países esa edad llega a los 16 años precisamente porque al niño(a) le quitan tiempo a sus horas de aprendizaje, a la misma recreación con la que ellos aprenden a manejar su motricidad, a razonar, entre otras cosas, así lo demuestran estudios donde se ha llegado a esa conclusión, donde se establece que el trabajo infantil afecta el desenvolvimiento que deben tener los niños".

Sin embargo esa situación en Bolivia se debe balancear con la extrema pobreza en la que viven varias familias por lo cual muchos niños salen a trabajar por necesidad "estamos viendo en este proyecto de ley cómo proteger a los niños que salen y van a salir a trabajar, esté prohibido o no esté prohibido, muchos de ellos por la necesidad y otros por la irresponsabilidad de los padres que los obligan a trabajar para que tengan que comer o vestir", dijo Zavaleta.

¿Los niños tienen conciencia social?. Hace algunos días el presidente Evo Morales dijo "eliminar el trabajo de niños es como eliminar que tenga conciencia social".Representante de instituciones que trabajan por la niñez se refirieron sobre este punto. "Los niños desde muy chiquitos tienen conciencia social porque ellos ven la situación en la que se encuentran sus padres y es por eso que ellos ayudan en algunas cosas de la casa, eso no significa que tengan que mandarlos a trabajar", expresó Gabriela Rojas encargada de la fundación Luz del Mundo.

Doli Hurtado abogada de la Fundación niño feliz indicó que "los niños no tiene conciencia social, tal vez cuando están entrando a la pubertad y no todos los niños son iguales, además los estaríamos obligando a ser ya mayores antes de tiempo". La psicopedagoga Ruby Toledo explicó que la conciencia social es el aporte que hace cualquier persona a la sociedad, sin cobrar por el trabajo realizado, "no existe conciencia social ni en los adultos, si existiera no cobrarían por el trabajo realizado, lo que hay en los niños es necesidad para trabajar". "El gobierno debería enviar a personas encargadas que realicen un diagnóstico de cada situación familiar, si es que el niño es explotado o no, si vive solo o con la madre enferma, él no puede hacerse cargo, entonces es necesario llevarlo a un hogar".

Proyecto de ley. Zavaleta informó que el código de la niñez y adolescencia fue aprobado por la Cámara de Diputados y ha sido remitida a la Cámara de Senadores, en donde se encuentra hasta el momento y entrará en debate el 8 de enero del 2014. Asimismo mencionó que ya han realizado toda la recopilación de los datos necesarios para la elaboración del código y lo que están haciendo ahora es pulir la redacción del proyecto para que no haya malas interpretaciones. Asimismo remarcó que el Estado va a realizar un censo nacional de niños y niñas trabajadoras, para conocer en qué trabajan, porqué trabajan y en dónde trabajan, pero lo realizarán después de que entre en vigencia el código, es decir, desde el 6 de agosto del 2014."Si el código entra en vigencia el 6 de agosto del 2014, el 6 de agosto del 2015 el INE ya debería tener un censo nacional de niños y niñas trabajadores de Bolivia, y con esos datos crearemos políticas de protección", dijo Zavaleta. Asimismo pidió a los gobiernos municipales y departamentales que en un plazo de tres meses diseñen programas de protección infantil.

"Yo creo que a los 16 años (pueden empezar a trabajar). Son jovencitos, pero ya tienen un poco más de criterio, pueden empezar con labores livianas como meseros".

Gabriela Rojas
Fundación Luz del Mundo

"Los niños de 12 o 13 años no deberían trabajar. Si es que es mucha la exigencia y la necesidad yo creo que a partir de los 15 años y si existe control".

Dolly Hurtado
Abogada de la Fundación Niño Feliz

"Es importante que el Estado tenga políticas claras de empleo, alimentación, que se fortalezca la familia y se cumpla la ley".

Hernán Cabrera
Defensor del Pueblo Regional Santa Cruz

Estudio
Trabajos considerados peligrosos para niños y adolescentes

En un estudio realizado por el Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social(2008) en atención a las recomendaciones del Convenio y en el marco de una consulta tripartita con la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) y la COB, identificó los trabajos peligrosos.

Según su naturaleza: La zafra de caña de azúcar, castaña, minería (minero, perforista, lamero, dinamitero), pesca en ríos y lagos, expendio de bebidas alcohólicas, recolección de basura, limpieza de hospitales, servicios de protección y de seguridad, Trabajos de hogar (cama adentro) y voceador de transporte público.

según su condición, Peón en labores agrícolas, cría de ganado extensivo, trabajo forestal, vendedor de comercio en horario nocturno, modelo de modas que implique erotización de la imagen, trabajadora del hogar (cama afuera), entre otros.

Punto de vista

Mario Mazzoleni
Director del Centro Fortaleza San Guillermo de Malavalle

"El Estado tiene que crear instituciones para atenderlos"

"Los niños tienen que jugar, ir a la escuela y sabemos cómo vivimos aquí en Bolivia y no debería ser obligatorio (el trabajo) porque vendría a ser una explotación para mí. Hay que diferenciar si ayuda a llevar la tienda que está en su casa o lleva al animal a pastorear en el campo, debería ser de una hora y no tiene que perjudicar sus estudios ni la manera de vivir del niño. Por necesidad algunos niños trabajan; yo pienso que el Estado es quien debería dar sustento (a la familia) y no los niños a la familia. El Estado nacional, departamental, son los que tienen que hacer planes y programas para poder eliminar la pobreza, también la función pública, crear instituciones para atenderlos en el día, y cómo darles sustento con alimentación mensual para que los niños no trabajen, es un programa que tiene que ser bien estudiado con instituciones civiles, la iglesia, sabemos que hay muchos niños que trabajan pero no es la solución darles permiso para que trabajen. Tenemos que pensar cómo se puede apoyar los niños. Ellos tienen conciencia social porque se sienten responsables y quieren trabajar, además son más maduros que nosotros los mayores, porque se van desarrollando de acuerdo al lugar donde viven. La explotación a los menores se viene realizando desde hace mucho tiempo atrás, donde los niños reciben cocachos de sus padres por no traer la renta diaria".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada