20 abril 2014

Carlos Schlink: El incremento salarial ofrecido para este año

Nuevamente el Gobierno está por lanzar un decreto supremo para determinar el incremento salarial de este año, para los diferentes sectores de la economía formal de Bolivia, así como también el incremento del Salario Mínimo Nacional. Por declaraciones de altos funcionarios del Gobierno, han ofrecido incrementar al salario básico un 8% y el Salario Mínimo Nacional un 15%.

Lo paradójico de la aplicación de las políticas salariales del Gobierno, es que estas no están acordes a las cifras macroeconómicas alcanzadas la gestión pasada. Por ejemplo, el incremento salarial ofertado este año, del 8% al básico, es igual al de 2013, pero es inferior (15%) al aumento al salario mínimo nacional que fue del 20%, tomando en cuenta que los indicadores referenciales para determinar el alza al salario son mejores para esta gestión. Uno de ellos, son los recursos recaudados que aumentaron en 21%.

Es decir, de $us 7.137 millones del 2012 la recaudación se incrementó hasta los $us 8.604 millones en 2013, el crecimiento del PIB del 2013 fue del 6,8% contra el 5,2% de crecimiento del 2012, la inflación fue mayor en el 2013 con 6,48% con relación a la alcanzada el 2012 de 4,54% y la proyección del incremento de sueldos y salarios en el Presupuesto General del Estado (PGE 2014) es similar a la del PGE 2013 con 16%, en condiciones distintas.

Cifras maquilladas del PGE
Este ofrecimiento del Gobierno, sobre el incremento a los salarios es una triste realidad que vive la economía boliviana, que tiene engañada a la población, donde se muestran cifras maquilladas del PGE y del nivel de inflación.

Por sentido común no se puede ofrecer un incremento al salario menor al de la gestión pasada, si el crecimiento de la economía estuvo por encima y el nivel de la inflación en términos reales alcanzó el 12,4%.

Desde el 2008 al 2013 la pérdida del poder adquisitivo fue del 33%, porque se muestran cifras maquilladas y no reales, negociando incrementos a los salarios menores a los reales.

Una de las contradicciones que llama la atención, es la planilla salarial del Ministerio de Economía donde el menor nivel de la escala salarial tiene un salario mínimo de Bs 2.000, y el aumento que ofrece el Gobierno al mínimo salarial es de 15%, alcanzando solamente Bs 1.380. Esta contradicción va a generar conflictos entre los diferentes sectores de la economía porque se discrimina a algunos trabajadores y a otros se los premia con mejores salarios.

Lo que el Gobierno desconoce es que solamente el 30% de la economía boliviana es formal y 70% informal, que el nivel de pobreza alcanza el 51%, según los datos de la Cepal, y que estos incrementos salariales no van a permitir cubrir sus necesidades básicas insatisfechas, ya que solamente en el rubro de alimentos, en el 2013 se han inflacionado en 26%, y los desastres naturales del mes de marzo van a afectar al nivel de producción e incremento de precios en los próximos meses, porque van a escasear, y el dinero que el Gobierno piensa utilizar para reponer las pérdidas ganaderas no alcanza ni al 25% de lo perdido, en consecuencia, reducir la pobreza en nuestro país solamente quedará como un sueño inalcanzable.

El incremento al salario básico debería bordear el 15%, tomando en cuenta los indicadores macroeconómicos del Gobierno, además para poder compensar por lo menos el último año de la inflación real que ha tenido la economía y por lo menos recuperar el 50% del incremento de la subida del rubro de alimentos del 2014.

Un conflicto para privados
Para el sector privado el conflicto va a ser aún más grave, ya que el Gobierno lo tiene atado de manos, por el congelamiento de precios de hace cinco años, ha prohibido las exportaciones, no ha dado seguridad jurídica, no garantiza mercados y mucho menos busca nuevos. Por el contrario, ha incentivado a informalizar la economía con sus medidas, y este sector informal no aplica incrementos salariales.

En ese sentido, primero se debe analizar cada uno de los sectores, su crecimiento por actividad, su rentabilidad, la producción, la cantidad de empleos que genera, para determinar los incrementos salariales de cada sector, ya que no se puede ser irresponsable con el sector privado imponiéndoles un porcentaje de aumento salarial que le genere mayor presión tributaria, además de bonos irresponsables (doble aguinaldo) desconociendo la salud económica de cada uno de los sectores de la economía, esto va a provocar estancamiento en las inversiones, pérdida de empleos, reducción de la producción, subida de los precios y pérdida de competitividad, como ha ocurrido los últimos años y por eso se explica el crecimiento de los productos importados

LAS FRASES

“Este ofrecimiento del Gobierno sobre el incremento a los salarios, es una triste realidad que vive la economía boliviana, que tiene engañada a la población, donde se muestran cifras maquilladas del PGE y del nivel de inflación”

“Primero se debe analizar cada uno de los sectores, su crecimiento por actividad, su rentabilidad, la producción, la cantidad de empleos que genera para determinar los incrementos salariales de cada sector, ya que no se puede ser irresponsable con el sector privado imponiéndoles un porcentaje de aumento”

PERFIL

Ámbito profesional
Economista, Master en Gestión y Políticas Públicas, especialista en descentralización, director de Tesoro y Crédito Público de la Gobernación del departamento de Santa Cruz, analista económico y consultor de la Fundación Milenio.
Entre sus cargos anteriores, estuvo como director del Colegio de Economistas de Santa Cruz y publicó un libro, en conjunto con otros profesionales, sobre la economía cruceña.
Es docente de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada