22 abril 2014

Los empresarios ven motivos electoralistas en alza salarial



El empresariado privado nacional cuestionó el lunes el acuerdo entre el Gobierno y la Central Obrera Boliviana (COB) sobre el incremento salarial de este año y afirmó que hay un afán electoralista en esta medida. También criticó la falta de consenso en esta decisión, ya que no se tomó en cuenta a la parte patronal.

“Nosotros nos preguntamos cómo enfrentarán las empresas (esta medida), van a dejar de funcionar, van a despedir a su gente, cómo van a afrontar un incremento salarial en un año tan político cómo éste donde esta medida se ve más acercándose al lado político que al lado racional económico”, dijo en rueda de prensa el presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Daniel Sánchez, quien calificó de “irresponsables” a los dirigentes de la COB.

Dijo que esta medida solo afecta a los trabajadores porque no se debate el tema de fondo que es la generación de empleo y fomento a la producción.

Protesta. El presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Mario Yaffar, manifestó que “los incrementos deberían responder a diferentes presiones que existen en la economía” y no a medidas políticas.

“Pero cada año los aumentos son en número redondos y pareciera que son más medidas políticas que económicas y estando en un año electoral vemos con qué capacidad de negociación los dirigentes y sectores de la COB se sientan a negociar con el Gobierno y nunca le dan la posibilidad al sector empleador de manifestar su punto de vista al respecto”, sostuvo.

El presidente de la Federación de Empresarios Privados de La Paz (FEPLP), Luis Urquizo, lamentó que la decisión del incremento salarial hubiera sido adoptada en forma bilateral, ignorando el mandato de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que señala que la negociación debe ser tripartita (Gobierno, empresarios y trabajadores). Indicó que dicho aumento no debería haber pasado del 6,48%, equivalente a la inflación.

Al desacuerdo también se sumó el presidente de la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz, Gabriel Dabdoub, al señalar que estos incrementos son “muy elevados” por lo que será complicado para muchas empresas su cancelación y se hará todo lo posible por cumplir con la disposición.

Uno de los sectores más golpeados por este incremento son las micro y pequeñas empresas. El presidente de la Confederación Nacional de la Micro y Pequeña Empresa de Bolivia (Conamype), Víctor Ramírez, lamentó que el Ejecutivo haya tomado esa decisión afectando al sector productivo.

“Este incremento pone en riesgo a las microempresas del país y sus trabajadores porque muchas de ellas no están en condiciones de asumir esos compromisos económicos”, dijo. El pequeño productor anunció que su sector está elaborando una carta para enviarla al presidente Evo Morales, en la que le harán conocer la crítica situación de los microempresarios.

Industria plantea ocho ejes

La Cámara Nacional de Industrias (CNI) planteó ayer ocho lineamientos para definir el incremento salarial. Lamenta que no se los haya escuchado para hacer conocer su propuesta salarial.

Marcelo Silva : No creo que esta medida sea electoral

Creo que el Gobierno, si bien es cierto no accedió al aumento que la dirigencia de la Central Obrera Boliviana (COB) había solicitado en el ámbito del salario básico, ha compensado muy bien en el aumento del Salario Mínimo Nacional (SMN), que creo que es histórico, es un aumento muy importante, que no solo dejó a un lado la discusión salarial, sino que ha dejado contentos a todos los trabajadores asalariados del país.

No creo que sea una medida eminentemente electoral, pero responde a una lógica de reposición salarial. Hablamos de un proceso de pérdida adquisitiva del valor del dinero en el último tiempo, si bien es cierto que el nivel de inflación no ha sido muy elevado. Pero si analizamos el nivel de inflación en la canasta familiar de alimentos hay una depreciación del nivel adquisitivo, entonces creo que en un principio se hace justicia y se está tratando de reponer esa depreciación salarial.

Ahora el hambre se junta con las ganas de comer y es una época electoral, por supuesto que será aprovechada electoralmente. No es posible que se cierren empresas grandes, ganan muy bien, pero me preocupa la situación de pequeñas y medianas empresas.

Marcelo Silva es analista político.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada