29 julio 2014

El ‘employeeship’: asumir los resultados de la empresa


El término ‘employeeship’ define la capacidad que puede desarrollar una empresa para que todos sus integrantes asuman la responsabilidad por los resultados alcanzados. Pero realmente en la práctica, ¿qué es lo que sucede cuando no se logran los objetivos?
Hay una tendencia marcada a observar el desempeño de los demás y ubicar la responsabilidad más orientada a la ‘culpa’ en los otros. Los jefes critican a los empleados, los empleados a sus jefes y, por último, entre áreas hay la tendencia a ‘pasarse la bola’ (término comúnmente conocido), nadie por lo general asume la responsabilidad por los errores.
¿Quién tiene la responsabilidad por los resultados en un partido de fútbol: el entrenador o los jugadores? Por supuesto que ambos. Lo mismo pasa en una compañía, pero uno de los grandes problemas en la mayoría de las organizaciones es cómo generar mayor confianza y compromiso en los funcionarios. Muchas veces la gente no trae la disposición a poner su corazón en lo que hace y los gerentes tampoco piensan y practican una cultura donde el personal se perciba a sí mismo como lo más importante.
Cualquier empresa es un equipo de equipos, todos somos importantes a la hora de brindar un servicio, de comunicarse con el cliente, de producir, de crear algo nuevo. Si los gerentes y mandos medios tuvieran la visión y la habilidad de priorizar la gestión con su personal, el mismo estaría más dispuesto y preparado para ocuparse de su trabajo y de los resultados.
Hay algunas prácticas propias de la dirección que no favorecen esto: no reunirse con los empleados regularmente para explicarles los resultados, no tener establecidos espacios donde todos puedan aportar con ideas de mejora, no escuchar al personal, no tener tiempo para dedicarle a la gestión humana, no tener políticas claras de selección, evaluación del desempeño, capacitación y administrativas, cuando no están establecidas las reglas y normas organizacionales, o cuando estas se rompen a cada rato por los altos mandos y otros.
Definir y reforzar una cultura organizacional basada en el ‘employeeship’ supone el alineamiento compartido en conseguir objetivos comunes, que facilita la comunicación y las coordinaciones funcionales en cualquier empresa evitando costos innecesarios y, por supuesto, favoreciendo que sus integrantes “estén dispuestos a hacer grandes cosas en el lugar donde trabajan” (Steve Jobs, 2004

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada