18 julio 2014

Los menores solo pueden trabajar de lunes a viernes

La edad mínima para trabajar en Bolivia fue establecida en 14 años, como contemplan los tratados internacionales, pero “excepcionalmente” se prevé el trabajo por cuenta propia a partir de los 10 años, según el Código Niño, Niña y Adolescente que fue promulgado ayer en Palacio Quemado por el presidente en ejercicio del Estado, Álvaro García Linera.
El trabajo por cuenta ajena, es decir remunerado por terceras personas, está permitido a partir de los 12 años, pero con permiso escrito del padre, la madre o el tutor del menor.
La norma también castiga el acoso o bullying a los menores de edad en los colegios y escuelas, y sanciona con 30 años de cárcel, sin derecho a indulto, a los que incurran en infanticidio cuando el hecho se produzca en situación de vulnerabilidad.
El artículo 129 del Código señala que “el salario para adolescentes será establecido de acuerdo con normas vigentes, en ningún caso será menor al salario mínimo. Para fijar el monto y efectuar su cancelación se procederá en las mismas condiciones que a un adulto que efectúa el mismo trabajo”. La jornada máxima de trabajo para el adolescente es de ocho horas diarias, de lunes a viernes.

Equilibrio
Según García Linera, la norma prevé un justo equilibrio entre la realidad boliviana y los tratados internacionales, en alusión a la disposición que contempla la edad mínima para trabajar a los 14 años. Aseguró que por primera vez en el país se reconoce el trabajo formativo con la familia sin percibir salario y que, a su juicio, forma parte del sistema de conocimientos, disciplinas y construcción de la sociabilidad de las personas.
En criterio del abogado y exfiscal de Distrito de Santa Cruz William Herrera, el nuevo Código Niño, Niña y Adolescente es positivo en la medida que se corrijan ciertos comportamientos en la sociedad boliviana.
La Asamblea Legislativa Plurinacional introdujo cambios sobre la edad mínima para trabajar en el Código Niño, Niña y Adolescente a consecuencia de las protestas que realizaron los menores trabajadores en La Paz, en diciembre del año pasado, para que la norma sea adecuada a la realidad boliviana. El presidente Evo Morales estuvo de acuerdo con los manifestantes, que en esa oportunidad fueron gasificados

HABRÁ INcentivos para la adopción
El presidente en ejercicio, Álvaro García Linera, aseguró ayer que el Código Niño, Niña y Adolescente promulgado ayer favorece un sistema de adopción rápido, expedito y eficiente para facilitar y garantizar la adopción de menores de edad, además de ofrecer dos tipos de apoyo al padre o madre que adopta al niño, que es un permiso laboral de dos meses para que se dedique a la adaptación del nuevo miembro de la familia.
La norma también establece la inamovilidad laboral durante dos años para el padre o madre que adopte un niño o niña en el país. “En conjunto tenemos una buena ley que articula los sistemas dispersos del Estado, que reconoce derechos y convierte a los niños, niñas y adolescentes en sujetos participantes de sus derechos", afirmó.

El Estado no garantiza una niñez feliz
Marcelo Arrázola - ABOGADO
El Código Niño, Niña y Adolescente busca adecuar la disposición legal a la situación actual y los problemas que se han generado en función de la actuación de las personas que están en ese rango de edad, entre 10 y 14 años, donde se planteaba los problemas de la imputabilidad y el tratamiento de esos menores, pero por otro lado está el derecho al trabajo y la simplificación de los trámites de adopción.
El código es positivo en algunos aspectos, pero nos preocupa en el fondo que se baje en la edad para trabajar porque el propio Estado está reconociendo sus limitaciones y fracasos en no garantizar un espacio de niñez, de manera que puedan disfrutar de esa etapa de la vida. Ese es un gran debate que se ha generado porque el Estado abre la posibilidad de que los menores se inicien en su vida laboral cada vez más temprano.
También preocupa que se disminuya la edad para que los adolescentes sean imputables penalmente, de 16 a 14 años, de manera que puedan sufrir reclusión cuando en el país no contamos con centros especializados para que estos jóvenes reciban la formación que necesitan y reinsertarlos en la sociedad después de cumplir sus penas. No hay centros de rehabilitación

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada