20 julio 2014

Siete de cada 10 jóvenes tienen trabajos inestables

El crecimiento de 6,8 por ciento en 2013, la inflación controlada al primer semestre de este año y la alta inversión pública y privada, no se ve reflejada en la generación de oportunidades laborales para los jóvenes bolivianos.

Según el Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA), en el país siete de cada 10 jóvenes entre los 17 y 24 años de edad, cuentan con trabajo inestables, temporales o eventuales.

De acuerdo al Ministerio de Trabajo la tasa de desempleo en 2013 fue de 3,2 por ciento, del total de la Población Económicamente Activa (PEA) cifrada en 2,3 millones de personas, de un total de 10,3 millones de habitantes del país.

El Cedla y el Instituto de Estudios Avanzados en Desarrollo (Inased) señalan que en el área urbana de Bolivia nueve de cada 10 empleos está catalogado "sin calidad o poco digno". En la actualidad la tasa de desocupación juvenil en el país bordea el 8 por ciento.

Inversión se destina a sectores tradicionales. Para el investigador de la Fundación Milenio, Germán Molina, el problema es estructural; el país no está aprovechando el crecimiento macro económico y centra la mayor cantidad de inversión pública en sectores tradicionales como hidrocarburos y minerales, lo que impide la generación de empleos para los jóvenes.

Según el Presupuesto General del Estado (PGE), para el 2014, se destinaron 4519 millones de dólares para inversión pública La mayoría de estos recursos está destinado a infraestructura (carreteras) y el sector productivo tradicional como la minería e hidrocarburos. Este último, recibió 1.053 millones de dólares para esta gestión.

"Estos sectores son intensivos en capital pero no en mano de obra. No captura, ni recluta personal profesional o técnico joven", señaló el experto.

El investigador, dijo que no se "están estableciendo empresas que incorporen empleados, como fabricas, o instituciones bancarias".

"Eso está limitado y se viene advirtiendo desde hace nueve años, el empleo ha crecido a nivel del sector público, pero no en el sector privado que está limitado por la falta de reglas claras, y certidumbre", matizó.

Jóvenes están desprotegidos. Bruno Rojas, investigador del Cedla, dijo que la población joven en el país y a nivel global "se encuentra desprotegida".

Según estudios de la organización siete de cada 10 jóvenes cuentan con empleos inestables.
De acuerdo a los datos del Cedla 121.219 tiene un oficio temporal y otros 114.748, cuentan con una actividad eventual.
Por último, solo 92.186 (cerca del 27,5 por ciento) tiene un trabajo con estable con beneficios.

Rojas, añade otro dato preocupante. El 92 por ciento de los jóvenes tiene empleos precarios.

Y de esta cantidad 60 por ciento (6 de 10) tienen trabajos precarios extremos, sin acceso a la seguridad social, pese a que los jóvenes que tienen mayor nivel educativo.

Pero lo peor es el tema salarial, según Rojas, el 65 por ciento de este sector gana por debajo de una canasta alimentaria de 1.792 bolivianos. "Esto nos muestra que un nivel alto de educación no garantiza un sustento".

Programas estatales no funcionan. En 2010 el Gobierno lanzó el programa Mi Primer Empleo Digno, en su fase de expansión tenía como meta 4.000 beneficiarios que serían capacitados e insertados en el mercado laboral.

Desde 2012 hasta la fecha, 1.446 empresas fueron tomadas en cuenta dentro del programa, al que accedieron 5.065 buscadores de empleo.

Pero según la página web de este programa 775 personas llegaron a ser contratadas. De esta cantidad, 412 fueron mujeres y 363 varones

En Santa Cruz 90 fueron los que accedieron a un trabajo bajo este sistema. La ciudad que más beneficiados obtuvo fue El Alto, con 218 personas.

El Jefe Departamental del Trabajo en Santa Cruz, José Sangüeza, señaló que si bien no se han logrados las cantidad necesaria, se ha dado un paso importante.

Explicó que el mayor problema, es la duda que tienen algunas empresas a la hora de contratar personal capacitado en este tipo de proyectos gubernamentales.

"Las empresas privadas aún no han entendido el programa, cuando insertamos a un joven en una empresa piensan que estamos colocando a un funcionario del Ministerio para que los vigile", manifestó el funcionario.

INE
El 50% de jóvenes no recibe salario

De acuerdo al último Censo de Población y Vivienda, realizado en 2012 la población de 15 a 24 años fue de 2.040.141 personas, casi 20 por ciento del total.

Según el INE, casi 50 por ciento de los jóvenes empleados de 17 a 24 años no recibían una remuneración por sus labores.

Por otro lado, el restante 50 por ciento estudiaban y trabajaban. Y un tercio recibían remuneración y correspondía a jóvenes no pobres, señala la entidad estatal.

Castigados. De acuerdo al Centro de Apoyo Al Desarrollo Laboral (Labor) las personas con más estudios académicos tardan entre 11 y 18 meses en obtener un trabajo. En cambio aquellas personas con pocos conocimientos, fácilmente se incorporan en actividades del comercio, construcción o servicios con baja incorporación tecnológica. Según la Organización esta situación se da debido a la estructura del desempleo que existe en el país.

Panorama
Tasa del desempleo juvenil llegará al 12,8% a nivel mundial

Problema. Según datos del Cedla, en la gestión 2013, la tasa de desempleo juvenil estimada fue de 12,6 por ciento: 73,4 millones de jóvenes desocupados; 3,5 millones más a los registrado en 2007 y 2013.

Se proyecta que para esta gestión el porcentaje llegue a 12,8 por ciento.

Para el año 2012 las tasas de desempleo más altas se registraron en Oriente Medio (28.3%) y África del Norte (23,7%).
La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estimó que para 2011, que la población juvenil era cerca de 108 millones; alrededor de 56 millones estaban ocupados o buscaban trabajo.

Punto de vista

"El 60% tiene empleos precarios sin seguridad social"

Bruno Rojas
Investigador del Cedla

El mercado de trabajo restrictivo demanda a trabajadores con poca capacitación laboral, demanda más en el sector comercial y servicios. Todo esto limita la posibilidad de que los programas estatales tengan un impacto positivo, para acabar con el desempleo juvenil.

Si miramos datos concretos en el eje central, Santa Cruz, Cochabamba, La Paz y El Alto, siete de cada diez jóvenes cuentan con empleos eventuales, que no garantizan lo que los jóvenes buscan ahora, seguridad, y que estén a la altura de los niveles educativos.

El 92 por ciento (nueve de cada 10) jóvenes tiene empleos precarios.

De estos 60 por ciento (6 de 10) tiene empleos precarios extremos, sin acceso a la seguridad social. En esta situación están vinculados los jóvenes que tienen mayor nivel educativo.

Por ejemplo el 65 por ciento de estos jóvenes ganan por debajo de una canasta alimentaria 1.792 bolivianos. Esto no muestra un nivel alto, no garantiza un sustento ideal en el país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada