25 enero 2015

Una oportunidad para desempleados

Después de finalizados los actos protocolares, donde Evo Morales asumió su tercer mandato, posesionó a su nuevo gabinete y los flamantes asambleístas se instalaron en sus curules, la plaza Murillo y adyacentes se llenaron de personas que entre sus manos llevaban unas carpetas o archivadores. Son quienes buscan una oportunidad de empleo con las actuales autoridades.

El viernes, mientras el presidente Evo Morales posesionaba a su nuevo gabinete de ministros y ministras, las aceras frente al Palacio Quemado y al Legislativo poco a poco se fueron llenando de personas, varones y mujeres que atentas a cualquier movimiento estaban listas para abordar a los eventuales administradores del Estado.

El hecho fue tan recurrente que efectivos de la Policía se apostaron en todo el perímetro de la plaza Murillo con sus motocicletas para cuidar de que las personas no causen dificultades al momento de que el Jefe de Estado o los otros dignatarios salgan de palacio.

El panorama no era distinto en el interior del edificio del Órgano Legislativo. Mientras los asambleístas suplentes juraban a sus cargos, un gran número de personas, que no eran trabajadores del Parlamento, esperaban en los pasillos con sus documentos y hoja de vida bajo el brazo en busca de algún cargo administrativo.

Comentarios como ‘es diputado y yo le ayudé en su campaña, ahora me tiene que corresponder con un cargo’, o ‘he movilizado a mucha gente para que apoyen al senador y su suplente, porque me prometió una pega en el parlamento’ eran los que se escuchaban a media voz de los que esperaban.

Esperanza de lograr un puesto por un lado y por otro lado, quienes trabajaron allí durante la pasada gestión estaban con la incertidumbre por mantener su puesto. “Aún no nos dijeron nada pero seguramente nos van a pedir que desocupemos nuestros escritorios” decía la secretaria de una oficina parlamentaria que pidió reserva.

Según datos oficiales de 2013, la tasa de desempleo en Bolivia se redujo en gran medida, del 8.1 por ciento que se registraba en 2005, bajo a 3.2 por ciento para 2013, constituyéndose en la más baja de la región.

Sin embargo, el empleo que por lo general se logra en la administración estatal es de forma eventual con contratos de tres meses o máximo un año bajo la conocida modalidad de ‘consultoría por producto’, sin gozar de los beneficios sociales, vacaciones, seguro de salud o aguinaldos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada