20 abril 2015

16% de trabajadores alteños migra en busca de empleo

Un estudio sobre migración realizado por Silvia Escobar, investigadora del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla), muestra que 16 de cada 100 trabajadores de El Alto migran al exterior con la finalidad de buscar empleo.

En este estudio se ratifica que si bien el factor económico es el principal para dejar el país, existen dos tipos de migración, las de larga y de corta distancia.

En el primer tópico se menciona como ejemplo a España con la característica de que es más costosas y que impide una frecuencia de viajes de ida y vuelta para visitar a los seres queridos.

Además, se menciona a una segunda opción que se da a países fronterizos como Chile, Argentina y Brasil que permite estos viajes cortos para tener mayor contacto con la familia o las personas allegadas.

Entre estos migrantes, nueve de cada 10 son atraídos por la promesa de mejores salarios. Sobre las características de este grupo, Escobar señala: “Cuando hablamos de los migrantes de retorno, estamos frente a flujos, muchas veces constantes, de idas y vueltas (…), 80 de cada 100 migrantes van a trabajar por un tiempo menor a seis meses”.

Tratando otras características, comunes entre los migrantes, el estudio describe: el nivel educativo bajo, sólo el 30% son calificados (profesionales o técnicos) antes de emigrar, 60% estaba desocupado o realizaba actividades ocasionales; en el extranjero 70% trabaja en confección de ropa, construcción, servicios no calificados y comercio.

“La precariedad laboral y las condiciones de explotación en las que trabajan apenas difieren de un lado al otro”, manifiesta la investigadora al cuestionar si la migración internacional es una alternativa o una ilusión, y agrega que los trabajadores migrantes “en muchos casos logran ahorrar, aunque al costo de enormes sacrificios en su consumo”.

NUEVOS

CRITERIOS

El estudio también revela que “los migrantes que retornan valoran más el acceso a ciertos derechos básicos (salud, seguridad social y a veces educación) que les hacen tomar conciencia de algo fundamental que en Bolivia no se cumple para toda la población y menos en El Alto”.

Escobar concluye asegurando que deben modificarse las condiciones estructurales y que es necesario “pensar en políticas públicas dirigidas al aprovechamiento pleno de las capacidades de la fuerza laboral en el país, para que la migración no sea una necesidad, sino solamente una opción”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada