01 febrero 2016

Datos sobre pobreza infantil: ¿Existe suficiente evidencia?



Los esfuerzos del Gobierno deben centrarse en supervisar el progreso de uno de los grupos más importantes en cualquier sociedad: los niños. Es más, la equidad se alcanzará si como sociedad empezamos a planificar y asignar los recursos a favor de los niños. De acuerdo a un informe del BID en 2015, un inicio ideal requiere de esfuerzos adicionales para invertir en los niños menores de seis años.

El tema de la pobreza siempre está presente en cualquier plan de desarrollo gubernamental y, recientemente, se ha discutido en la formulación de los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y los anteriores Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

A nivel mundial, durante el último trimestre de 2015 se llevaron a cabo una serie de reuniones de alto nivel y de expertos para iniciar el proceso de seguimiento y medición de los ODS. La región de Latinoamérica y el Caribe (LAC) también estuvo trabajando, incluyendo Bolivia.

Sin embargo, pese a que el Ministerio de Planificación en Bolivia realizó siete informes de progreso de los ODM, aún faltan datos que muestren la realidad sobre la pobreza infantil, con excepción de un informe realizado en 2009 entre Udape y Unicef.

En todos los planos
Con el fin de medir efectivamente el progreso de los ODS a finales de 2030, las actividades de seguimiento y evaluación deben desarrollarse de manera consistente en los planos mundial, regional, nacional y subnacional.

Las metas en los últimos ODM consideran la pobreza como primer objetivo, así como los ODS. Más aún, en los ODS hay objetivos específicos propuestos por Unicef que involucran niños y adolescentes; específicamente, uno de los indicadores propuestos establece: “Porcentaje de niños y adolescentes que viven en situación de pobreza multidimensional”.

Estudios globales
Durante la última década, en la región de LAC los siguientes países prepararon Estudios Globales sobre la pobreza infantil y Disparidades: Bolivia, Brasil, Jamaica, México y Nicaragua.

Las principales características de estos informes se basan en los vínculos entre privaciones infantiles en ocho dimensiones, a saber: Educación, salud, nutrición, agua, saneamiento, vivienda, información e ingreso, sobre la base de un enfoque desarrollado por la Universidad de Bristol y Unicef.

Por último, el 84% de los niños que pertenecen al quintil más pobre de ingresos experimentaron al menos dos privaciones severas y el 100% de ellos al menos una privación grave.

A pesar de que en 2006 las privaciones severas para los niños alcanzaron el 33% en Bolivia, al analizar los datos por origen étnico el porcentaje sube a 42%. Además, en 2005 las privaciones más altas en el hogar (vivienda y saneamiento) alcanzaron casi el 50% y 37% respectivamente.

A nivel subnacional
De hecho, este tipo de información a nivel nacional es totalmente útil para la formulación de políticas; empero, la información a nivel subnacional es algo carente y debe ser desarrollada de forma prospectiva con el fin de medir el progreso de los ODS.

El último Censo (2012) de Bolivia brinda información relevante sobre los niveles de pobreza a nivel municipal, siendo los resultados preocupantes para el Gobierno: hay 107 municipios (de color rojo en el mapa, que considera 336 de los 339 municipios del país), con niveles entre 83 y 98 por ciento de personas que viven en la pobreza. En otras palabras, 9 de cada 10 personas vivían en la pobreza en 2012 en municipios seleccionados en Bolivia.

Los municipios con los más altos niveles de pobreza representan casi el 32% del total de municipios de Bolivia. Para propósitos de investigación resulta interesante analizar la evolución de los niveles de pobreza infantil en los municipios con los más altos niveles de pobreza según los datos del último Censo.

Niñez y equidad
Por lo tanto, los esfuerzos del Gobierno deben centrarse en supervisar el progreso de uno de los grupos más importantes en cualquier sociedad: los niños.

Es más, la equidad se alcanzará si como sociedad empezamos a planificar y asignar los recursos a favor de los niños.
Por ejemplo, de acuerdo a un informe del BID en 2015, un inicio ideal requiere de esfuerzos adicionales para invertir en los niños menores de seis años.

Datos no actualizados
El análisis de la pobreza a nivel mundial durante los últimos años resultó muy interesante en relación a la pobreza infantil, pero esta evidencia aún no es suficiente para Bolivia.

La información generada se basa en datos no actualizados, y, aún más importante, son solamente disponibles a nivel nacional.

Con el fin de iniciar el seguimiento y el progreso de los avances al 2030 sobre la pobreza infantil, el Gobierno debe garantizar la disponibilidad de datos para los niños que viven en la pobreza, especialmente en los niveles subnacionales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada