23 julio 2016

Creció el ingreso en empleo de Bolivia pero no la productividad

De acuerdo con un estudio sobre “Empleo en Bolivia: Algunos hallazgos del informe de desarrollo Humano 2016”, el ingreso promedio creció en los últimos años, pero no así la productividad, se paga más por el mismo trabajo de años anteriores.

La presentación del documento fue realizada por el coordinador de proyecto sobre fortalecimiento institucional a la Asamblea Legislativa, Ernesto Pérez de Rada, quien dijo que ahora pagan más casi por el mismo trabajo que hacían hace tiempo.

Destacó, empero, la característica inclusiva que ahora tiene el empleo, debido al crecimiento económico que registró el país en los últimos años, cuyo efecto benefició a la mayoría de los habitantes del territorio nacional.

Sin embargo, a pesar de los cambios que se suscitaron, el modelo económico de extracción y venta de recursos naturales no se ha modificado, la mayor parte de las exportaciones son materias primas.

“Los cambios en ingresos se produjeron sin saltos cualitativos del aparato productivo. Los empleos no cambiaron mucho en los centros urbanos", señala parte del documento. El estudio fue realizado en áreas urbanas, no toca la parte rural.

EVOLUCIÓN DEL INGRESO

De acuerdo a los resultados de áreas urbanas, que muestra la evolución del ingreso laboral promedio, el porcentaje en 2001 estaba en 1, en 2005 subió a 1,34 y en 2012 se situó en 1,44. De modo que hubo un crecimiento significativo en los últimos años.

Sin embargo, los crecimientos no siempre no siempre se correspondían con la situación económica del país, ya que la determinación del incremento siempre se decidió entre trabajadores y gobierno, y nunca fue tomada en cuenta la empresa privada, pese a ser la mayor empleadora del país.

En los últimos años, los incrementos salariales pasaron por encima de las inflaciones registradas, cuyo hecho afectó a gran parte de las empresas privadas, y no tanto a los empleados estatales.

FORMAL E INFORMAL

Por otra parte, el informe muestra también el crecimiento de la informalidad, que está por encima del formal; mientras el primero se halla en el 58,4 por ciento, el segundo llega a 38,3 por ciento; y el doméstico apenas representa el 3,3 por ciento. Según señaló Pérez, la informalidad alcanza casi al 60 por ciento de la población nacional.

Tanto en la informalidad así como en la formalidad, también se presentan brechas de desigualdad en los ingresos, a nivel regiones, en especial en las áreas metropolitanas la situación se hace más relevante.

Po ejemplo, Santa Cruz en promedio presenta el ingreso de 3.000 bolivianos al mes, en Laja, municipio de La Paz, registra sólo 1.342 bolivianos; la brecha se amplía en las demás categorías, como profesional, informal, hombre o mujer.

Pérez de Rada señala que hay alta desigualdad por territorio, género, educación e inserción en el mercado de trabajo.

Y es por ello que opina que es hora de pensar en cambios en el aparato productivo, para consolidar y ampliar las mejoras económicas, tanto en los municipios capitales y El Alto, como en el sector de las áreas metropolitanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada