05 julio 2016

Informe sobre Bolivia de OIT: Trabajo asalariado y cuenta propia con similar ingreso

El porcentaje del trabajo asalariado y de sueldo casi es similar al de los de cuenta propia, de acuerdo al informe sobre políticas activas de mercado de trabajo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), difundido el pasado mes de junio.

De acuerdo al cuadro de la proporción de empleo por categoría ocupacional en América Latina y el Caribe, 2015, en Bolivia los trabajadores asalariados y a sueldo fueron el 40,1 por ciento, con un mayor número de hombre, 43,6 por ciento, mientras que las mujeres alcanzan a 35,7 por ciento.

En trabajadores por cuenta propia el porcentaje llega a 39,5 por ciento, y con respecto a hombres y mujeres, la situación no cambia, ya que el primero alcanza a 42,6 por ciento y la segunda 35,5 por ciento.

En el caso de trabajadores familiares auxiliares, el porcentaje total es de 14,7 por ciento, pero la situación de hombres y mujeres cambia radicalmente, ya que la segunda obtiene un 25,5 por ciento frente a 6,3 por ciento del primero.

En Bolivia, los trabajadores por cuenta propia se encuentran, una buena parte, en el sector informal, por lo que no reciben prestaciones sociales.

Sin embargo, el porcentaje de Bolivia está por debajo de Colombia que alcanza a 42,6 por ciento y de Nicaragua que registra 40,2 por ciento. En tanto, se desconoce el grado de informalidad de ambas naciones.

DESEMPLEO

En cuanto al mercado de trabajo, el documento muestra que el desempleo en Bolivia, en el período analizado, llegó a 3,6 por ciento. Entre los varones el porcentaje ha sido de 2,9 y en mujeres la cifra es mayor, 4,5 por ciento.

También señala que la tasa de empleo en el país llega a 70,5 por ciento. Los hombres tienen un porcentaje de 61 por ciento, mientras que las mujeres alcanzan a 80,1 por ciento.

LLAMADO DE LA OIT

Sin embargo, la crisis y la desaceleración económica que registra la economía mundial puede afectar a la población de la región, en especial hacer retroceder los avances sociales que obtuvo Latinoamérica, acerca de la reducción de la pobreza y aumento de la clase media.

Ante ese panorama adverso, la OIT sugiere que las políticas del mercado de trabajo en América Latina deben reorientarse para resguardar los logros sociales y enfrentar las brechas de productividad.

Los gobiernos de la región se enfrentan al desafío de crear empleos de calidad y de resguardar los logros del pasado en términos de inclusión social y de calidad del trabajo de cara a la desaceleración económica, el informe de la OIT argumenta que es urgente adoptar un nuevo enfoque basado en políticas activas de mercado de trabajo.

En ese marco, recomendó a los países de la región proceder a una “reorientación estratégica” de sus políticas en el mercado de trabajo, para enfrentar las consecuencias de la desaceleración económica, que producirá un aumento del desempleo y la informalidad, así como para aumentar la productividad.

ESTANCAMIENTO

El informe advierte que “los logros obtenidos desde la década de 2000 en términos de inclusión social y de calidad del trabajo se han estancado recientemente e, incluso, comienzan a revertirse”, lo cual podría conducir a una situación riesgosa de “estancamiento estructural” en los mercados laborales que, a su vez, podría generar aumento de la desigualdad y la informalidad, así como a erosionar la clase media.

“La señal de alerta está dada, pues la desaceleración de la economía seguirá impactando los mercados laborales de la región durante 2016 y los próximos años”, dijo el director Regional de la OIT para América Latina y el Caribe, José Manuel Salazar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada