12 agosto 2016

Estrategias para sobrevivir en el trabajo



Las relaciones con nuestros compañeros de trabajo son importantes, pues, de hecho, gran parte de nuestra vida la pasamos en la oficina. Mucha gente piensa que se trata solo del lugar al que vamos a realizar la actividad por la que recibimos un salario, pero en realidad, en este entorno también se desarrolla una vida social, en la que conversamos, compartimos, reímos y hasta peleamos con nuestros colegas. En esta edición de M te facilitamos algunas claves para llevarse bien con los compañeros de trabajo y así garantizar tu tranquilidad y bienestar.

Respeta a tus compañeros: El respeto es la base de toda buena relación, tanto en familia, amigos o trabajo. Haz todo lo posible para evitar ofender a las personas con las que trabajas. Hablar demasiado alto por teléfono, no llegar puntual a las reuniones, culpar a otra persona cuando tú tienes la culpa, crear rumores, mirar a los demás por encima del hombro, llevarse los méritos de otro, son sólo algunas de las cosas que pueden molestar a tus compañeros y no te favorecerán. Evítalas y ayudarás a crear un buen clima de trabajo.

Buena educación: Esta cualidad es muy valorada no sólo en el medio laboral si no en cualquier entorno social, por ello recuerda saludar al llegar, ser cordial, agradecer y ser amable. Como reza el dicho popular: “Lo cortés no quita lo valiente”. Una sonrisa nunca está de más.

Trabaja en equipo: Uno de los puntos claves del buen ambiente de trabajo con los compañeros es la “sociabilidad”. Trata de ser parte del grupo y trabajar en equipo, “ponte la camiseta”.

Tome en cuenta a todos: Ser parte del equipo, no sólo se trata de unirse a los demás, también es importante escuchar a todos y tomar en cuenta a los demás, y debes estar abierta a las críticas si existieran.

Asiste a los eventos sociales: Ir a la as actividades de integración, despedidas o cumpleaños, es una buena forma de integrarse al grupo.

Cuidado con lo que dices: Muchas veces puede ser malinterpretado por alguna crítica o comentario. Trata de ser clara en lo que digas, si vas a realizar una crítica que se constructiva; sea amable y piensa en el equipo o la empresa.

Participa: El trabajo no sólo consta del tiempo que pasas haciéndolo, trata de participar en otras actividades sociales en torno a tu trabajo. Almuerzos de camaradería, eventos sociales, deportes etc.

Ser eficiente: Un mal trabajador nunca es bien visto por sus compañeros. Trata de ser puntual, cumplida con tu trabajo y eficiente, así seas el jefe. Recuerde que el buen ejemplo es importante.

Ten mucho tacto: Con el tiempo te ganas la confianza de algunos de tus compañeros de trabajo, pero no olvides tener mucho tacto en tus expresiones y comportamiento en el trabajo. Puede ser mal interpretado o lo que es peor, puede ser mal visto. Usa un lenguaje adecuado en el trabajo.

Límites y respeto: Es difícil mantener un equilibrio pero se lo puede lograr. Muchas veces ocurre también que al ser amables, tus colegas se confunden y terminan por ser confianzudos, así que de alguna forma sutil debes encontrar la forma de mantener los límites sin caer en la hostilidad o demasiada distancia. Por otro lado, evita el uso de palabras subidas de tono puede ser mal interpretadas y luego dar lugar a que te falten al respeto.

Evita temas polémicos: Religión, política y sexo, suelen ser temas que te recomendamos evites discutir en el lugar de trabajo.

Relaciones personales: Evita a toda costa involucrarte sentimentalmente con alguien de tu trabajo. Así evitaras rumores y chismes innecesarios.

Es importante que pongas de tu parte y sigas los pasos que se recomiendan en este artículo.

Si notas que algunos de tus compañeros de trabajo tiene un problema personal, lo mejor es evitar a esa persona, pero llegado el momento será bueno que sepa que te das cuenta y que no permitirás que se pase de la raya.

Recuerda que no hay “trabajo sin esfuerzo”.



¿SABÍAS? :

Alrededor del 35% de los trabajadores estadounidenses dejan su empleo en los primeros seis meses. Si odias tu nuevo trabajo, tu primera idea puede ser escribir una carta de renuncia, pero para muchos eso quizá no sea posible por motivos económicos (especialmente si te llevó un tiempo encontrar este nuevo empleo).

Por otro lado, según publica el diario el País, en España seis de cada diez empleados “no confían en su jefe”, y una tercera parte se lamenta de que “nunca les escucha”, según una encuesta realizada por la consultora Otto Walter. Del otro lado las cosas no están mejor, la misma consultora llega a estas conclusiones: nueve de cada diez directivos españoles opinan que es muy difícil contratar personas responsables, competentes, motivadas y comprometidas con la empresa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada