05 agosto 2016

Privados dicen que no podrán pagar 2do aguinaldo, así Bolivia crezca 10%



La Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) anunció que los sectores productivos no podrán pagar el segundo aguinaldo 2016, así la economía del país crezca al 10%, debido al impacto de la sequía y las consecuencias del contrabando, reportó radio Santa Cruz de la red Erbol.

“Nos preocupa mucho el tema del doble aguinaldo. Hemos sido bastante claros en decir que este sector no va a poder pagar el doble aguinaldo, por más que el país crezca más del 4.5%”, dijo Ronald Nostas, presidente de los Empresarios Privados.

Indicó que la sequía afectó a gran parte de la producción en toda Bolivia, por lo que espera que el Gobierno se flexibilice y acepte el pedido de la imposibilidad del pago.

“Este sector no va a poder, ni aunque el país crezca al 10%, pagar el doble aguinaldo porque la situación crítica que está atravesando y que no es de ahora, que viene pegándole fuerte por el tema de contrabando y otras variables, difícilmente va a poder hacer este año”, manifestó

Costas sostuvo que es urgente que el Gobierno acepte la discusión de esta temática no solamente por este sector, que está tremendamente golpeado, sino también de otros que necesitan de la discusión si corresponde o no el doble aguinaldo.

El líder de los empresarios dijo que piden una reunión con el presidente Evo Morales para analizar la crítica situación y se considere el pedido de los privados para evitar el cierre de las empresas.

LEA: Ampliado de microempresarios exige a Evo abrir mercado textil de EEUU y anuncia no pago de segundo aguinaldo

DUDAS SOBRE EL CÁLCULO DEL PIB

El efecto “doble aguinaldo”

El único justificativo expresado por el gobierno para el pago del doble aguinaldo y otras cargas sociales, incluido también en el mismo DS. 1802, es que un crecimiento igual o mayor al 4.5% del Producto Interno Bruto (PIB) “repercute de manera directa en el nivel de vida, reposicionando un valor indicativo del poder adquisitivo”.

Y recientemente, el presidente Evo Morales manifestó que este año “va a estar garantizado el doble aguinaldo, aunque algunos empresarios puedan protestar”.

Sin embargo, además de que el PIB no es un indicador válido de la realidad económica boliviana, el economista Roberto Laserna considera que “no basta el crecimiento económico para que mejoren las condiciones de vida de los trabajadores. Hay distintos tipos de crecimiento económico y que lo verdaderamente importante es lo que sucede en los sectores económicos que emplean la mayor cantidad de trabajadores”.

Por las características de la economía boliviana, se sabe que los sectores que emplean mayor cantidad de trabajadores son los de la economía popular urbana y rural: pequeñas empresas, comercios, cuentapropistas, agricultores.

Según datos de FUNDEMPRESA, actualizados hasta abril de 2016, en Bolivia predominan precisamente las empresas pequeñas, donde más del 80% son empresas unipersonales.

De igual manera, en los últimos años los datos del INE mostraban que sólo el 0,3% de las empresas en el país son grandes, 4,8% pequeñas y medianas (Pymes) y 94,9% son microempresas. En otras palabras, solo 3 de cada mil empresas en Bolivia son consideradas grandes (y son las principales contribuyentes de impuestos).

Analistas consideran que sólo esas tres de cada mil empresas estarían en condiciones materiales de asumir el pago de un doble aguinaldo, y que esas empresas son las vinculadas a la explotación de gas y petróleo (Petrobras, Repsol, Total, e YPFB) así como las empresas vinculadas a la intermediación financiera (bancos).

En esta línea, el director del Centro de Documentación e Información Bolivia (CEDIB), Marco Gandarillas, señaló que “el gobierno de Evo Morales sigue mentalmente colonizado en lo que a economía se refiere. Las únicas empresas que podrían pagar dos, tres o cuatro aguinaldos son las transnacionales como Petrobras, Repsol y Total que siguen succionando la riqueza petrolera, y las mineras como Sumitomo”.

El PIB un indicador “inapropiado”

El economista sueco Jorge Buzaglo se pronunció en contra de seguir utilizando el PIB para medir el progreso económico de los países y afirmó que los procesos económicos insostenibles “como la masiva fuga de capital, el endeudamiento externo, la des-industrialización, la re-primarización y el extractivismo”, que “pertenecen íntimamente a la lógica del capitalismo global, pueden ser indefinidamente consistentes con el crecimiento del PIB”.

En otras palabras, el PIB puede mostrar un saludable crecimiento cuando simultáneamente se profundiza el carácter primario y extractivo de la economía, y mientras crece la desigualdad, la explotación y la pérdida del valor de los salarios.

Según Buzaglo, la ciencia económica, en lugar de enfocarse en “la generación y distribución de ingresos entre grupos y clases sociales”, durante el siglo pasado se dedicó a “la medición de la producción y el ingreso de una manera que sea utilitaria para financiar las guerras y evaluar el potencial militar de los países”, siendo ése el verdadero origen de la utilización del PIB para medir el poderío económico. De ahí lo inapropiado de esa tasa para medir la realidad económica de países como Bolivia.

De acuerdo con Buzaglo, este tipo de contradicciones surgen debido a que el enfoque de los planificadores de las economías en el mundo sigue la lógica del capitalismo. “La lógica del capitalismo es la acumulación de capital: El crecimiento y la acumulación de capital son fines en sí mismos, y están tallados en el código genético del sistema”, explica.

¿Son confiables los datos oficiales de la economía?

En una publicación de World Economics (organización internacional que afirma estar desarrollando mejores y más rápidas mediciones de la actividad económica), se muestra que Bolivia sería uno de los peores países en cuanto a la calidad de sus datos oficiales respecto al Producto Interno Bruto (PIB).

En su Índice de Calidad de Datos, un ranking de 154 países evaluados, Bolivia ocupa el puesto 150 en baja calidad de los datos, situándose solo por encima del Congo, Mali, Sudán y Haití.

Según World Economics, su Índice de Calidad de Datos se calcula en base a 5 aspectos: año base utilizados (el punto de comparación que usan los países para mostrar el crecimiento de su PIB), los estándares de cuentas nacionales utilizadas, el tamaño de la economía informal, los recursos usados para medir la actividad económica, y la intensidad de la corrupción.

“No se puede confiar en los datos del PIB de la mayoría de los países”, afirma la organización, “los datos están errados en una magnitud que muy pocos se dan cuenta”.

En Bolivia, es el Instituto Nacional de Estadística (INE) el encargado oficial para medir el PIB y otros indicadores económicos, sociales y demográficos.

En los últimos meses se ha dado un debate respecto a si el indicador del PIB en Bolivia (utilizado por el gobierno para pagar el segundo aguinaldo y para mostrar sus logros en materia económica) refleja o no la realidad de la economía.

LEA TAMBIÉN: “PIB es inapropiado para medir el progreso económico de las sociedades”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada