09 noviembre 2016

Sepa si se ha convertido en un adicto al trabajo



Todo el mundo admira a alguien que trabaja duro.De hecho, trabajar durante muchas horas y tener un gran sueldo es considerado por muchos como la marca del éxito en estos días. Ser visto como un adicto al trabajo es una suerte de medalla de honor. Sin embargo, esta obsesiva necesidad de trabajar tiene un alto precio que se paga en salud, relaciones personales e incluso calidad del trabajo.

Por cualquiera que sea la razón, este tipo de dedicación al trabajo está llevando a más personas a terapias y sesiones de grupos en busca de ayuda. Incluso, se ha determinado que puede ser mortal, tal como lo advierte un estudio realizado recién por el Gobierno de Japón, en el que se señala que una quinta parte de la fuerza laboral de ese país se encuentra en riesgo de morir por sobrecarga de trabajo.

¿Cómo advertir las señales de que se está en riesgo?

Un problema poco estudiado.En junio pasado se realizó en Reino Unido la conferencia internacional de Anónimos Adictos Al Trabajo y aunque al evento asistieron personas de todas partes del mundo, hasta ahora no se ha realizado mucha investigación al respecto.

De hecho, la adicción al trabajo no es reconocida como una condición médica en el Manual de Diagnóstico y Estadísticas de Desórdenes Mentales, de la Asociación de Psiquiatras Estadounidenses, el cual es tomado como el más completo en este campo.

Sin embargo, aun cuando no se cuenta con una definición, los investigadores están tomando nota de su impacto en la salud, en las condiciones de lugares de trabajo y en los problemas mentales.

Un reciente análisis de la Universidad de Georgia sobre los reportes cuantitativos existentes sobre esta materia encontró que las personas adictas al trabajo son menos productivas que sus colegas con actitudes más sanas hacia sus empleos.

Otro estudio a gran escala desarrollado por la Universidad de Bergen, en Noruega, estableció un vínculo entre la tendencia a la adicción al trabajo y otros problemas sicológicos, como ansiedad, depresión y desórdenes obsesivo compulsivos.

¿Lo reconoces?

¿En qué momento la afición al trabajo se vuelve negativa?
La adicción al trabajo es una compulsión; un deseo incontrolable de trabajar o de pensar en trabajo, explica el sicoterapeuta Bryan Robinson, radicado en Carolina del Norte, y quien ha realizado varios estudios al respecto.

Un adicto al trabajo es esa persona que mientras está esquiando, sueña con regresar al trabajo. Mientras que un trabajador saludable está en la oficina soñando que esquía.

Según el especialista, "esta adicción no se define por el número de horas trabajadas, sino por lo que pasa en nuestro interior". Robinson también se desempeña como consejero de personas que se han divorciado, o que fueron despedidas o sufrido una crisis como consecuencia de su obsesión al trabajo.

Para ilustrar qué tan difícil puede ser este problema para las personas, y quienes se encuentran a su alrededor, Robinson recuerda un caso de una mujer que le decía a su esposo que iba al gimnasio, pero en realidad estaba en la oficina y solo se cambiaba la ropa y se rociaba agua en el cuerpo para hacerle creer que estaba sudada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada