26 enero 2017

Un mal jefe hace daño a la salud y te hace una peor persona


Cualquiera que haya tenido un mal jefe sabe que perjudica enormemente el buen desarrollo laboral. Tampoco es novedad que muchas personas se deprimen con esa situación y de a poco van perdiendo la motivación, la creatividad y la productividad.

Un estudio , realizado en la Universidad de Manchester Business School , sugiere que la relación con los malos jefes también puede generar empleados que desarrollan comportamientos indeseables, entre ellos: la agresividad y la falta de empatía.

Alrededor de 1.200 personas de diferentes áreas, participaron en la encuesta sobre bienestar y respondieron preguntas sobre la relación con su jefe. Los resultados, presentados en la Sociedad Británica de Psicología, encontró que los que trabajaron para los líderes con rasgos sicópatas y narcisistas tenían menor satisfacción en el trabajo y puntuaron más alto en las mediciones clínicas de depresión.

Otro aspecto analizado fue el comportamiento y los incidentes de bullying con colegas. "Esta combinación tóxica [de narcisismo y sicopatía] de los jefes puede dar lugar a individuos que se aprovechan de los demás, adjudicándose del trabajo de sus compañeros, además de tener actitudes excesivamente críticas y agresivas", dijo Abigail Phillips, uno de los responsables de la investigación al portal de la revista brasileña Superinteressante www. super.abril.com.br

De los profesionales evaluados, casi una quinta parte tenía niveles "extremadamente altos" de rasgos sicopáticos. "Y estos son más propensos a convertirse en matones", dijo Phillips. Según la investigadora, esto crea un ambiente desagradable con empleados descontentos, egoístas y que puede llegar a ser pésimos líderes en el futuro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada