09 febrero 2017

Efecto "Pigmalión"



El tema motivacional de los empleados es quizá uno de los más interesantes pero complicados que existen en cuestión empresarial. Como empresario, debe desarrollar una sensibilidad excepcional para poder identificar qué motiva a cada uno de sus trabajadores.

Hay técnicas o formas de motivar a los empleados que puede usar de manera inmediata; de la que hablaremos ahora es el llamado efecto "Pigmalión".

El nombre Pigmalión proviene de la mitología griega, de la leyenda de Pigmalión y Galatea. Cuenta que Pigmalión era un escultor que buscó durante mucho tiempo a una mujer con la que casarse, pero con una condición: debía ser la mujer perfecta. Frustrado en su búsqueda, decidió no casarse y dedicar su tiempo a crear esculturas preciosas. Una de ellas, Galatea, era tan bonita que Pigmalión se enamoró y soñó que cobraba vida. Al despertar se encontró con Afrodita, quien volvió el deseo del escultor en realidad, diciéndole: “mereces la felicidad, una felicidad que tú mismo has plasmado. Aquí tienes a la reina que has buscado”.

El efecto Pigmalión, nombrado por la leyenda, está presente en el mundo laboral. Los jefes se crean una imagen de sus colaboradores, dicha imagen puede ser percibida por las personas inclusive si no es expresada abiertamente. Cuando la imagen es positiva, los efectos benéficos son impresionantes, por el contrario una imagen negativa es desastrosa.

Si ha decidido intentar usar el efecto Pigmalión, esté consciente que éste puede jugar para ambos lados, es decir, positiva o negativamente. Es necesario tener claro lo que piensa y lo que transmite, ya que si quiere transmitir que cree en sus empleados y que éstos son buenos, pero en el fondo sabe que no es cierto, dará un mensaje negativo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada