07 marzo 2016

los jóvenes en la ciudad de El Alto entran y salen con frecuencia del mercado laboral.

Un estudio de la investigadora Silvia Rivera, del Cedla, establece que los jóvenes en la ciudad de El Alto entran y salen con frecuencia del mercado laboral. Consultados sobre su condición de actividad durante el 2012, solamente el 23% de los menores de 25 años respondió que había estado ocupado todo el año; este porcentaje aumenta a 43% entre los mayores de 25 años, pero continúa siendo bajo.

El resto de los jóvenes trabajaron durante unos meses y estuvieron desocupados o inactivos en otros. Muchos pasaron a la inactividad sin pasar por el desempleo, es decir dejaron de buscar trabajo, generalmente porque no encontraron oportunidades de empleo, es decir de un trabajo como asalariados. Hasta ese año el 30% de jóvenes de 15 a 29 años era cerca de 250.000.

La discontinuidad en el vínculo con el mercado laboral es patente entre las mujeres. Sólo el 20% entre las más jóvenes y el 30% entre las mayores de 25 años trabajaron durante todo el año el 2013. Esto refleja las mayores dificultades que encuentran en su relación con el mercado laboral, por la discriminación que sufren en su acceso a empleos asalariados.

Ahora bien, en medio de estas transiciones, los jóvenes menores de 25 años son inactivos o desocupados la mayor parte del tiempo. En cambio, los jóvenes mayores de 25 años participan más activamente en el mercado laboral. Una parte de su tiempo están ocupados y otra buscando trabajo, ya son pocos los que pasan a la inactividad. Es muy importante tener en cuenta esta situación para los fines de la política pública, tanto en lo que hace a las políticas educativas, como de los objetivos de empleo en las políticas macroeconómicas y sectoriales.



PRECARIEDAD LABORAL

Desde hace mucho tiempo se ha observado que a pesar de los cambios favorables en la economía no se registran necesariamente mejoras en la situación laboral de los jóvenes. Un primer indicador es la tasa de desempleo juvenil que por más de dos décadas duplica al promedio general. En El Alto, la tasa de desempleo es de 15% entre los más jóvenes, disminuye al 13% entre los que tienen 20 a 24 años y al 10% entre los mayores de 24 años.

Es decir, en ningún grupo el desempleo baja de dos dígitos, sin contar que las mujeres enfrentan tasas mayores como resultado de la falta de oportunidades laborales o una elevada rotación laboral.

En realidad, los jóvenes entre 15 y 24 años, iniciaron su vida laboral hace ocho años, en forma coincidente con el primer gobierno del MAS, pero su situación no ha cambiado o ha cambiado muy poco. Todavía son los más afectados por el desempleo, además, mientras más alto es el nivel educativo que han logrado alcanzar, mayor es su exposición al desempleo. Esto refleja que las nuevas condiciones económicas del país no han tenido el impacto esperado en la generación de empleos, ni han posibilitado el tránsito desde la demanda de mano de obra no calificada a otra con mayor calificación. Los efectos de esta situación los sufren principalmente los jóvenes, señala el estudio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada