29 octubre 2011

Al menos 5.000 textileros están por perder su fuente de trabajo

La Confederación General de Trabajadores Fabriles de Bolivia (CGTFB), informó este viernes a través de un comunicado que, debido a las promesas no concretizadas de exportación para el sector textil a Venezuela, alrededor de 5 mil trabajadores correrían el riesgo de perder su empleo.

“Esta situación ha generado un virtual cierre y paralización de toda la cadena productiva textilera en Bolivia (que no solo está constituida por el consorcio AMETEX-UTEX, MATEX, MEX, HILASA, sino por toda una red de industrias textileras MAKITESA, ELECTRO FASHION, IMTEX, POLAR y otros), son más de cinco mil trabajadores que están a puertas de perder su fuente de trabajo, por la declaratoria de quiebra de estas empresas, o cierre por falta de mercados”, detalló el documento.

Asimismo y tomando en cuenta la crisis mundial que afecta principalmente al sector manufacturero de Bolivia, los fabriles declararon “estado de emergencia” para su sector, afirmando que “cuando al capitalismo le va mal, a la clase obrera le va peor”.

De igual forma, califican de “crítica” la situación del conjunto de los trabajadores y ratifican que en diversas ocasiones hicieron las respectivas gestiones ante el Gobierno, para defender sus fuentes de trabajo y para la concreción de acuerdos comerciales con Estados Unidos y otros mercados, tomando en cuenta la crítica situación actual.

Finalmente, aseguran que la difícil situación por la que atraviesa el sector textil, sería solamente “el inicio de las penurias obreras que trae aparejado la crisis del capitalismo, que de seguro afectara al conjunto de la clase obrera”.

Por eso plantean un plan y un programa para afrontar la situación de “derrumbe social”, para poder así evitar los despidos, las declaraciones de vacaciones forzosas y la pérdida de derechos sociales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada