18 octubre 2011

BOLIVIANOS buscan alternativas para trabajar y ahorrar dinero

Me aventuré (a venir a Sao Paulo) porque en Bolivia no hay estabilidad económica. La economía está paralizada. No hay trabajo y todo boliviano emigra”, contó Basilio Iquize, de 58 años, mientras recorría la feria.

Este descendiente de aymaras llegó hace ocho meses a la capital paulista con diez familiares, con los que trabaja en un centro de costura. “Me gusta trabajar, tengo trabajo, tengo salud, tengo un lugar para mandar a mi hijo a la escuela”, afirmó satisfecho.

Roxanna Vicca, de 25 años, que vende jugos y empanadas en la feria, también está conforme con su trabajo en un taller. “Trabajo desde las seis (de la mañana) hasta las diez de la noche. Dicen que es trabajo esclavo, pero no es así”, destacó al precisar que gana unos 1.000 reales al mes (571 dólares).

Asimismo, la joven conoce casos de bolivianos que traen ilegalmente a sus compatriotas a Brasil aprovechando las dificultades de conseguir empleo en Bolivia y la constante demanda de mano de obra en el pujante país sudamericano.

“Muchos vienen y los llevan al interior, y quedan encerrados”, relató, al precisar que eso les pasó a sus primos.

Para las autoridades bolivianas es una prioridad “combatir el tráfico de personas y trabajo similar al esclavo”, afirmó una fuente oficial bajo anonimato.

Mientras tanto, Gloria espera que la fiscalización no cierre la fábrica y la deje sin empleo, pues pretende que sus otros dos hijos en Bolivia aterricen pronto en Sao Paulo.

Según reportes de medios de comunicación brasileños, los primeros bolivianos emigraron a Brasil por motivos de estudio (1950), con programas de intercambio académico entre Brasil y Bolivia. Sin embargo, a partir de 1970 los inmigrantes son personas de escasos recursos económicos y sin formación académica.

Los bolivianos provienen de La Paz, El Alto, Cochabamba, principalmente del área rural, que puede ser una fácil presa para la explotación laboral.

De acuerdo con el geógrafo Sylvain Souchad, investigador francés que estudia la migración boliviana, muchos inmigrantes bolivianos permanecen por poco tiempo en Brasil, porque tienen siempre en vista el retorno a su país de origen.

Ellos acostumbran a quedarse por uno o dos años y terminan regresando a El Alto, donde había permanecido su familia. Las relaciones sociales no están entre sus prioridades, mientras se encuentran en Brasil. La meta es trabajar, juntar dinero durante una temporada, comentó a medios locales.


DATOS

• Los Trabajos que requieren esfuerzo físico son los más demandados.

• De acuerdo con los reportes de varias instituciones, las condiciones de trabajo no son las más adecuadas. En un taller pueden vivir hasta más de 10 familias.

• Los bolivianos que buscan oportunidades para mejorar su situación económica prefieren migrar hacia Argentina, Brasil y Europa, donde el salario mínimo es superior a lo que se paga en Bolivia.

• En Brasil se estima que cerca de 350.000 mil bolivianos trabajan en el área textil, 50.640 en condiciones de ilegalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada