22 junio 2016

La informalidad afecta aún al 70% de trabajadores

El empleo en América Latina y el Caribe crecerá levemente en 2016, pero aún marcado por la informalidad, dijo la OIT en un reporte difundido ayer.

En el caso de Bolivia, señala que la proporción del empleo informal sigue superando el 70 por ciento. Ante esta situación urgió a los países de América Latina a cambiar sus políticas.

El organismo internacional recomendó a los Gobiernos enfocar los programas sociales en la especialización de ciudadanos para que accedan a trabajos de calidad.

“Se espera que el crecimiento del empleo alcance 1,6 por ciento en 2016, mientras entre 2008 y 2013 el promedio fue de 2,7 por ciento”, dijo la OIT en su informe denominado “Soluciones Eficaces: Políticas Activas del Mercado de Trabajo en América Latina y el Caribe”.

Según cifras actualizadas, el desempleo en la región subió un 6,9 por ciento en 2015, el crecimiento de los salarios se ha estancado y se espera que la informalidad se intensifique en los próximos meses, en casi el 50 por ciento de la población empleada.

“En Bolivia, Honduras y Nicaragua la proporción del empleo informal sigue superando el 70 por ciento, mientras que en Colombia, México y Perú equivale al 50 por ciento”, detalla el informe, que considera el hecho como un problema estructural.

Si bien la población con empleo en América Latina y el Caribe ha crecido de 57,3 por ciento a 61 por ciento en los últimos 15 años y además se redujo a la mitad la proporción de trabajadores pobres, de 17,8 por ciento a 8,2 por ciento (que vive con menos de 3,1 dólares al día), la desaceleración económica mundial, en algunos casos con recesión, ponen en peligro esos logros.

“Los avances en desigualdad y reducción de pobreza están amenazado con estancarse o revertirse. Las desigualdades aumentaron en 8 países de la región”, dijo en conferencia de prensa en Lima (Perú) el director para América Latina y el Caribe de a OIT, José Manuel Salazar.

También alertó, que además de la baja productividad, “se espera que se intensifique” el empleo informal en los próximos años y que el Producto Interno Bruto (PIB) crezca a la mitad de la tasa registrada entre 2003 y 2008.

Por ello, la OIT destacó la necesidad de reforzar los programas sociales orientados al apoyo en el mercado de trabajo, que “deberán apuntar a mejorar la calificación del trabajadores”.

Es una tarea en la que América Latina está avanzando. En 2013, la región invirtió un 0,4 por ciento del PIB para estos programas, que beneficiaron al 21 por ciento de la población comparado con el 0,1 por ciento que se destinó e 2000 y que benefició sólo al 6 por ciento.

“Los avances sociales y del mercado de trabajo dependerán del giro que dé la economía hacia especializaciones más competitivas, de un crecimiento más marcado de la productividad y de la existencia de políticas públicas que promuevan este cambio”, detalla el informe.

Para la OIT, estos programas pueden ser “un pilar central de las políticas sociales y del mercado de trabajo” y tienen aún un alto potencial no explotado.

La idea es que los programas permitan la actualización constante de la calificación de los trabajadores, mejorar la calidad del ajuste entre la oferta y la demanda de trabajo y promover directa o indirectamente la creación de empleos productivos, precisa la OIT.



REORIENTACIÓN DE LAS POLÍTICAS

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) recomendó a los países de América Latina realizar una “reorientación estratégica” de sus políticas del mercado de trabajo, para enfrentar las consecuencias de la desaceleración económica que producirá un aumento del desempleo y la informalidad así como para aumentar la productividad.

El informe advierte que “los logros obtenidos desde la década de 2000 en términos de inclusión social y de calidad del trabajo se han estancado recientemente e, incluso, comienzan a revertirse”, lo cual podría conducir a una situación riesgosa de “estancamiento estructural” en los mercados laborales, que a su vez podría generar aumento de la desigualdad y la informalidad, así como a erosionar la clase media.

“La señal de alerta está dada, pues la desaceleración de la economía seguirá impactando los mercados laborales de la región durante 2016 y los próximos años”, dijo ayer el director Regional de la OIT para América Latina y el Caribe, José Manuel Salazar.



ANÁLISIS

El informe “Soluciones eficaces: Políticas activas de mercado de trabajo en América Latina y el Caribe ” fue elaborado por el Departamento de Investigaciones en la sede de la OIT en Ginebra.

Sobre la base de un compendio de las políticas del mercado de trabajo y un análisis de las mismas durante las últimas dos décadas, el informe de la OIT, concluye que muchos países de América Latina y el Caribe no tienen un sistema integrado de políticas activas del mercado de trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada