07 octubre 2013

BRUNO ROJAS - INVESTIGADOR DEL CEDLA “EL DESEMPLEO AFECTA MÁS A LA POBLACIÓN CON ESTUDIOS"

El destacado investigador y experto en temas laborales del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla) participó en el foro "El Empleo y su Relación con el Crecimiento Económico", organizado por la Fundación para el 24 se Septiembre.

¿Qué es lo que se puede hacer para que los sectores informal y de desempleados no siga creciendo en el país?

Es difícil que este sector de la economía del mercado no siga creciendo. Crece porque los empleos que se van generando o se generan, en el sector llamado formal, son sencillamente insuficientes para poder cubrir los requerimientos, necesidades y demandas de empleo que tiene la población.

Si tomamos algunos datos generales, estamos hablando de que alrededor de 5,5 millones de de bolivianos requieren de un empleo y las acciones o políticas de los sectores más grandes que tienen un capital, como el empresarial o el Estado, son insuficientes para poder generar fuentes de trabajo.

En ese sentido, y frente a una situación de carácter estructural, las personas, la población, las familias particularmente optan por autoemplearse para generar su propia fuente de trabajo, ya sea acudiendo a un pequeño préstamo o invirtiendo sus ahorros para crear un establecimiento económico, como un negocio o una actividad productiva.

Todo esto nos está mostrando que la población, que genera su propia fuente de empleo, ha ido creciendo con los años, a tal punto que, si hacemos una comparación entre 1990 y 1991, se tenía alrededor del 40 por ciento de la población total del país dedicada al sector informal y esto se incrementó notoriamente hasta 2011, cuando se tenía un 65 por ciento.



¿Cuál es la estadística de 2012 en cuanto a desempleo y con cuánto se puede terminar el año 2013?

No contamos con esa información, estamos detrás de poder acceder a la base de datos del INE, para que nos proporcione los resultados de las encuestas que realizaron en los hagares durante el Censo 2012. Sólo tenemos datos hasta 2011.

Pero, por entonces la tasa de desempleo abierto, en el eje urbano central del país, vale decir las ciudades de La Paz, Cochabamba, Santa Cruz y El Alto que concentran el 80 por ciento de la población, era del 7,9 por ciento, y esto significa alrededor de 156.000 personas no cuentan con un empleo.

El desempleo, en general, ha mostrado una cierta disminución con respecto a los años anteriores, pero que oculta un nivel de desempleo que afecta en gran sentido a la población joven de 15 a 24 años cuya tasa es del 12,5%, que afecta más a las mujeres cuya tasa bordea el 10 por ciento.

Pero especialmente afecta a la población con mayor nivel educativo, como a la población con estudios secundarios, bachilleres, técnicos y con formación universitaria, cuyo nivel de desempleo bordea el 14,5%, casi el doble del nivel general del desempleo en Bolivia.

Éste es un desempleo que lo llamamos ilustrado, pues ha ido castigando a las personas con mayor nivel de formación.

Finalmente, es un desempleo que ha ido golpeando a los más pobres, a aquella población con menores ingresos, a este grupo lo denominamos el quintil más pobre, o sea un 20% de la población nacional con ingreso por de bajo del nivel de la canasta básica familiar.

Hay mucho por hacer, porque el desempleo es un problema estructural, es un problema urbano y un reflejo del tipo de economía que tenemos en el país, Es un problema que refleja un crecimiento económico todavía insuficiente para poder traducirse en la suficiente cantidad de empleos. Y es un problema que nos está mostrando que las políticas actuales no apuntan precisamente a dotar a la gente de empleos.



Se han dado a conocer los datos del Censo 2012, ¿cómo es el manejo económico sobre estos datos y qué rubro de la actividad laboral se debería incentivar más?

No tenemos, todavía, datos oficiales del Censo con relación a empleo o a ocupación, son datos pendientes que ojalá pronto los podamos tener. Sin embargo, los datos ofrecidos inicialmente no terminan de mostrarnos todavía un panorama que aclare el comportamiento demográfico de la migración y del crecimiento poblacional.

Hay evidentemente un adelanto, pero no termina de mostrarnos esta fotografía que necesitamos del país. El gran tema pendiente con el Censo tiene que ver con el empleo, con la ocupación de la gente, los rubros o actividades que realizan y los ingresos que generan.



Según los datos que usted ha mencionado anteriormente, ¿qué es lo que se recomenda para solucionar el problema del desempleo?

No es fácil expresar ciertas recetas que apunten a un cambio sustancial de las condiciones económicas del país de tal modo que esto se traduzca en un empleo adecuado y suficiente para la población.

Pero, en primer lugar nos sumamos a ese planteamiento de la urgencia de que el Estado vaya formulando y llevando adelante políticas de industrialización de los recusos naturales.

Es decir, apuntar aquello que ha estado presente en las últimas movilizaciones (2003) en las que se demandó la industrialización de los recursos naturales. Este planteamiento nos está mostrando, sencillamente, que si manejamos de manera responsable y futurista los excedentes económicos que se generan con la exportación de estos recursos, como el gas, el litio o los minerales, podremos impulsar la actividad productiva.

El proceso de industrialización crea las condiciones para generar más empleos pero, fundamentalmente, empleos más sostenibles y más duraderos.

Una segunda acción, que se debe realizar, tiene que ver con el respeto y el cumplimiento de la legislación laboral, es decir, mientras los empleados u obreros no tengan asegurados y respetados sus derechos, el empleo será precario y desprotegido.

Entonces, es urgente que el Estado vaya cumpliendo y haga cumplir la legislación laboral.

Una tercera acción es realizar y promover políticas y acciones que estén orientadas a fortalecer y revertir, en alguna medida, esas tendencias que están actualmente debilitando a la economía campesina y a la actividad agrícola que está apuntando erradamente a la exportación y sin pensar en el mercado local. Entonces es urgente promover e incentivar la producción agrícola en el país.

Finalmente, otra acción importante será la de llevar adelante políticas activas de empleo, esto quiere decir que desde el Estado y desde otros sectores que se involucren con el rol del Estado, se puedan generar programas y proyectos que apunten a crear empleos sostenibles, de calidad y dignos. Esto comienza fundamentalmente por asegurar a la población trabajadora a ciertas condiciones, como la seguridad social, un salario adecuado, estabilidad laboral y dar seguridad en el empleo.

Con relación al tema de los jóvenes y sabiendo que el nivel de desempleo es del 12 por ciento, ¿cuál será el factor que les dificulta conseguir trabajo?

Penosamente el mercado de trabajo que hay en el país no está a la altura de los empleos, de los requerimientos laborales que demandan los jóvenes. Es decir que hay un divorcio que podemos observar en el contexto actual, pues año que pasa tenemos una población joven más formada, con profesión ya sea a nivel técnico o de licenciatura, pero el mercado de trabajo ha tenido un estancamiento, en todo caso un retroceso, en términos de que los empleos, que se generan, son poco calificados.

Esto quiere decir que si un joven bachiller, profesional, acude al mercado laboral para encontrar un trabajo, se topa con que los empleos que le ofrecen son de construcción, como ayudante o peón, que no requieren formación alguna. Van al comercio, donde requieren promotores de venta, o van a la minería, para trabajar como ayudantes, o si acuden al sector de hidrocarburos, las empresas contratadas por el Estado requieren de obreros para la instalación de gasoductos.

Si vamos a otros campos, a los de servicios o de la industria, el mayor requerimiento apunta a obreros, ayudantes y operarios. Entonces, éste es el divorcio de los jóvenes frente a un mercado de trabajo.

En consecuencia, desde ese sentido tampoco desde el Estado tenemos acciones que apunten a mejorar este mercado de trabajo para que las personas calificadas tengan una oportunidad a la altura de la formación que tienen. Es importante que el Gobierno piense en esta población, pues son personas desprotegidas, sin las condiciones y garantías para incursionar en el mercado laboral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada