14 abril 2016

Persisten diferencias para fijación del ajuste salarial


TRABAJADORES AGUARDAN RESULTADOS DE LAS NEGOCIACIONES SALARIALES.

La negociación Gobierno-trabajadores no logra aún una concertación sobre el monto del ajuste salarial para 2016. La Central Obrera Boliviana (COB) insiste en que sea del ocho y medio por ciento, mientras que el Ejecutivo no cede en su planteamiento del cuatro por ciento.

El presidente Evo Morales pidió al sector laboral asumir una posición austera en la materia, en consideración a que la caída del precio internacional del petróleo está afectando a los ingresos del país, en la exportación de gas natural, que representa alrededor del 50 por ciento de los mismos.

A ello se añade que el otro producto de exportación que tiene el país son los minerales, los que igualmente han sufrido bajas en sus cotizaciones en el mercado internacional.

Asimismo, los precios bajos siguen afectando a las exportaciones de alimentos básicos a los mercados internacionales.

AUSTERIDAD

“Ante la presencia del ejecutivo de los petroleros en la negociación salarial, Morales dijo que no es culpa de Tarija ni de Bolivia ni de alcaldes ni de los gobiernos departamentales, menos del nacional, la rebaja del precio de petróleo; nos afecta, sí nos afecta, pero también es el mejor momento de dar nuestra parte con políticas de austeridad”, remarcó el Jefe del Ejecutivo.

NEGOCIACIÓN

El dignatario de Estado hizo estas declaraciones en momentos en que la Central Obrera Boliviana (COB) negocia con el Gobierno el incremento salarial 2016. El Ejecutivo ofreció, en primera instancia, un aumento del 4% y los trabajadores, 8.5 %.

En cambio, los empresarios pidieron que este año no haya aumento a los sueldos porque, aseguran, enfrentan una situación crítica, tras el pago del doble aguinaldo. Ese criterio fue manifestado por varios sectores productivos en los últimos días, entre ellos, exportadores, industriales y varias instituciones que agremian al empresariado privado y nacional, al igual que analistas consultados por EL DIARIO.

PRONÓSTICOS

Mientras, la Comisión Económica para América Latina de las Naciones Unidas (Cepal) vaticinó que Bolivia crecerá este año 4.5 por ciento, en tanto que el Fondo Monetario Internacional (FMI) ajustó el martes sus pronósticos a la baja, estimando que el crecimiento económico de Bolivia será de solo el 3.8 por ciento.

El FMI adelantó que las proyecciones de crecimiento en Bolivia para 2017 bajarán aún más, a 3.5 por ciento.

RATIFICACIÓN

El ministro de Economía y Finanzas, Luis Arce Catacora, dijo en una conferencia de prensa ayer que tanto al salario mínimo nacional como la masa salarial son los responsables del comportamiento de la economía nacional.

Agregó que el planteamiento oficial del 4% se sustenta en datos técnicos y económicos.

CRECIMIENTO

“Si seguimos con esta tendencia económica de que el crecimiento de este año sea del 5% del Producto Interno Bruto, eso implicaría el pago del segundo aguinaldo (…). Les hemos dicho a los trabajadores que deben tomar en cuenta otra cosa; es que no dediquemos recursos únicamente a pagar sueldos y no a invertir, porque si no invertimos no crece la economía y si no crece la economía no habrá segundo aguinaldo”, explicó Arce.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada