19 diciembre 2010

Orfebrería, una oportunidad de empleo para las mujeres

El Centro de Capacitación y Desarrollo de Mujer y Familia (Cecadem) trabaja en la promoción de los derechos económicos de la mujer mediante su incorporación a rubros productivos como la orfebrería, con el fin de que desarrollen capacidades técnicas y habilidades para tener empleo.

“Inicialmente se capacitó a ocho mujeres en un proyecto piloto y en estos años (se fundó en 1991) hay más de 350 mujeres capacitadas en orfebrería; hay 11 unidades productivas como las de Virginia Arrieta y Mariana Pérez. Ellas se han capacitado en orfebrería y desarrollado altas capacidades productivas”, destacó la directora ejecutiva Wilma Sillerico.

Cecadem trabaja “en el marco de un modelo de promoción de los derechos económicos de la mujer”, enfatizó. Y para ello cuentan con cinco programas, uno de ellos, el principal, es la capacitación en la orfebrería. “Después hacemos un seguimiento psicológico social a todas las mujeres que ingresan al Cecadem para identificar si tienen casos de violencia familiar u otros problemas que las afectan y se las apoya”, precisó la directora.

Ellas aprenden sobre derechos humanos, autoestima, liderazgo y emprendimiento. Aprenden a organizarse como empresarias. De este programa “ha surgido la primera Asociación de Mujeres Orfebres (Amorba) legamente establecida”, subrayó.

Con el programa de promoción y comercialización buscan mercados locales e internacionales, mediante el comercio justo, porque “consideramos que es una alternativa que garantiza los derechos de los productores”, dijo. Cecadem tiene dos formas de inserción laboral. Una corresponde a la creación de unidades productivas. Con ese fin lanzan anualmente la convocatoria a fondos concursables para que participen las artesanas organizadas y con planes de negocio.

El año pasado se presentaron 10 propuestas de planes de negocios, las mismas que después de una exhaustiva evaluación del comité calificador fueron premiadas con el 100% de recursos para instalar sus propias unidades productivas.

Seis mujeres y sus familias se beneficiaron en el 2009. El costo de cada una de las seis unidades productivas fue estimado en unos $us 7.500. En internet se puede visitar ww.cecadem.org para obtener detalles del programa.“La otra forma de inserción laboral es precisamente mediante convenios que tenemos con las empresas que incorporan a las mujeres o que producen en forma independiente”, aclaró Sillerico.

Varias trabajan en las principales empresas exportadoras bolivianas. “Una vez que salen las mujeres, el objetivo es que busquen su autonomía, que la orfebrería se convierta en un instrumento de defensa de sus derechos humanos” y que puedan trabajar y sostener a sus familias.

En los casos de Virginia Arrieta y Mariana Pérez, ellas se capacitaron hace dos años y ahora tienen sus joyerías esencializadas en modernas obras de plata. Su capacitación duró nueve meses. Además de los cursos de especialización, participaron en el curso de emprendimiento y presentaron su plan de negocios al fondo concursable y ganaron. Hoy, además de orfebres, son dueñas de su negocio.

Certifican su trabajo

El Instituto Boliviano de Normalización y Calidad otorgó la certificación del “Hecho a Mano” a las mujeres orfebres promovidas por Cecadem, luego de un proceso de evaluación y aplicación de estándares de seguimiento a su trabajo.

Sobreviven, aprenden y se enfrentan al mercado

Cecadem surgió luego de una investigación realizada entre 1991 y 1993 sobre la estrategia de sobrevivencia de los sectores más deprimidos en las ciudades de La Paz y El Alto, y la mayoría eran mujeres, relató Wilma Sillerico.

“Estaban en estrategias de sobrevivencia, en sectores de baja productividad, donde obviamente los salarios por 12 horas de trabajo les alcanza para tomar un té y comprar un pan”, comentó la directora del Cecadem.

La potencialidad de la orfebrería es relevante en la generación de mano de obra calificada y no había participación de mujeres. “Se decidió empezar una capacitación en el rubro de la orfebrería, que les ha permitido romper barreras de discriminación ocupacional y de ingresos por género; la orfebrería en Bolivia tuvo mayor participación de los varones”, precisó.

En la actualidad, se estima que un 60% de las personas que trabajan en empresas dedicadas a la joyería son mujeres. “Estamos rompiendo barreras de discriminación”.

Sillerico aclaró que la capacitación para las mujeres es gratuita. Sin embargo, puntualizó que tienen criterios de selección que “determinan si las mujeres vienen de una situación económica difícil, problemas con bajo nivel de educación, si están en situación de disputa, discriminación; son criterios para que una mujer se vincule a los programas. Por eso, aquí no tiene ningún costo, las señoras que acceden a nuestro programa no tienen que pagar nada”.

2 comentarios:

  1. pimples are really annoying, you can kill them using benzoyl peroxide but it will also make your skin red.

    clomid

    ResponderEliminar
  2. This blog is bookmarked! I really love the stuff you have put here.

    generic nolvadex

    ResponderEliminar