23 septiembre 2012

La actitud del joven frente al trabajo

Las actitudes de los jóvenes frente al trabajo pueden ser la principal causa del paro o desempleo juvenil, pero sustentada en los principios ofrecidos por los padres, a través de modelos y ejemplos, así los padres sobreprotectores tienden a cuidar a sus hijos, de tal modo que les tienen todo a mano, el desayuno, los quehaceres, llegando incluso a hacer las tareas escolares de los hijos, lavarles la ropa y ordenarles la habitación, entre otros.

De acuerdo con el psicólogo y psicoanalista, Álvaro Barrios Requena, esta actuación promueve una visión del mundo en la que el niño-adolescente-joven va adquiriendo la seguridad de que el mundo le debe todo o que otro hará los quehaceres, así el mismo pretende no tener responsabilidades, salvo aquellas acciones o conductas que están directamente relacionadas con sus inquietudes o caprichos.

Siguiendo esta premisa, es claro que el joven no pretende trabajar, sino pretende seguir bajo el sustento familiar.

También es necesario diferenciar que esta actitud es más prevalente en jóvenes de familias económicamente pudientes, también en familias de clase media y se diferencia bastante con la realidad de las familias no pudientes, en las que el modelo es trabajar desde muy joven.

En opinión del especialista, los jóvenes en la actualidad, se han excluido del empleo, por los bajos niveles de proactividad que presentan, prefiriendo los tiempos libres con los amigos, los juegos computarizados y similares.

Aclaró que los espacios laborales ahora demandan, cada vez más, de mano de obra calificada y no invierten tiempo y dinero en el adiestramiento de personal no calificado, por lo que exigen experiencia y cierta base de conocimientos, con los que los jóvenes no cuentan.

Por otro lado, se encuentran las expectativas juveniles, dependiendo del espacio socio económico del que provengan, que implican mayores comodidades y menor accionar o menor presión laboral.

Según el especialista no es que los jóvenes no tengan ganas de trabajar, sino que aún no lograron hacerse conscientes de los beneficios de un trabajo remunerado. “La familia de carácter sobreprotector, determina una visión en la que el joven no es tolerante a someterse a autoridad alguna, ya que los padres le protegieron de cualquier imposición de autoridad, defendiendo al “niño” del “mal profesor” o del “adulto abusador” que ejerce “violencia psicológica” o simplemente desautorizando cualquier exigencia que se realiza sobre el niño-adolescente-joven.

De tal modo, explicó, los jóvenes presentan niveles muy bajos de tolerancia a la frustración, de asunción de normas morales o de trato social; situaciones que impiden al joven adaptarse al ámbito laboral y a las exigencias propias del trabajo.

LA RESPONSABILIDAD

Es necesario aclarar que los factores de la actitud de los jóvenes, no se limitan al ámbito laboral. Este grupo humano al evitar responsabilidades, también evita el matrimonio, las relaciones serias y de compromiso, como una forma de mantener su “libertad” y proseguir con una vida promiscua y de evasión de las responsabilidades, y madurez.

Así el alcohol, las drogas, los embarazos no deseados, los accidentes e incluso la delincuencia, encuentran sus causas en la visión de la juventud contemporánea y en la falta de autoridad y normas, que legislen la vida a los jóvenes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada