31 enero 2016

Jóvenes de escasos recursos luchan para salir adelante


Marcelo Condori, joven que formó parte del proyecto de desarrollo social impulsado por Save The Children.

Adolescentes y jóvenes en situación de vulnerabilidad, en la ciudad de La Paz, batallan a diario pasa salir adelante. Según la directora de Save The Children en Bolivia, Daphne de Souza Lima Sorensen, desde el 2013 hasta el 2015, 192 jóvenes implementan planes de desarrollo personal en su entorno social.

“Todos los años trabajamos con adolescentes y jóvenes. En los últimos tres años hemos implementado un programa para adolescentes y jóvenes”, declaró a EL DIARIO De Souza.

El 31% de la población total se encuentra en el rango de 10 a 24 años. De acuerdo a los datos proporcionados por Save The Children, los embarazos no planificados en adolescentes entre 15 a 19 años es el 74% en la ciudad de La Paz.

Asimismo, el informe señala que el 20% de los adolescentes abandonan los estudios por razones laborales y el 29% por razones reproductivas. El 27% de los niños de 5 a 17 años participa en actividades económicas productivas. El 30% de los trabajadores formales son moderadamente pobres en cambio estas cifras se elevan hasta el 50% en trabajadores informales. El 8% de los niños y jóvenes en edad escolar abandonan la escuela para ayudar a los padres a mantener la familia.

En ese sentido, William Zabaleta, coordinador de programas de Save The Children, explicó que desde el 15 de enero hasta el 30 de diciembre de 2015, se implementó el proyecto “Oportunidades para Guiar Mi Futuro” que tuvo el propósito de contribuir a mejorar el ingreso económico de los jóvenes en situación de vulnerabilidad.

“Trabajamos para dar alternativas de vida, para que los jóvenes se inserten en el mercado laboral (…) Identificar esta población fue una estrategia, trabajamos con diferentes ONGs. En La Paz trabajamos con la sección del Hormigón Armado, Meretrices (que trabajan con niños) y la Escuela Pedro Domingo Murillo”, aclaró.

Muchos de los jóvenes que participaron del proyecto impulsado por Save The Children vinieron de familias desintegradas, numerosas, con pocos recursos económicos, entre otros factores.

A finales de 2015, la institución presentó el informe oficial de los avances del proyecto. En la oportunidad se conoció que durante la ejecución del proyecto se buscó fortalecer las capacidades, aptitudes y actitudes de responsabilidad en los jóvenes, para que en concordancia con las demandas del mercado laboral, se informen y reflexionen para forma decisiones que los conduzcan a tener una vida activa, productiva y satisfactoria, permitiéndoles mejorar sus ingresos económicos a través de un empleo sostenible.

El proyecto fue aplicado en varios departamentos del país. Al respecto, Marcelo Condori, quien también participó de los talleres que proporcionó la institución, manifestó su agrado y señaló que aprender el curso de repostería, específicamente, le ayudó a sobrellevar una vida más calmada, puesto que además de aprender él trabaja día por medio.

El resto de los días lo dispone para continuar con su tratamiento de diálisis.

“Entro tres veces por semana a diálisis. Cuando salgo del tratamiento termino muy débil, no puedo ni caminar, me baja la presión, alguna vez tengo calambres, todos mis compañeros salen así (…) esa es la razón por la que no puedo conseguir un trabajo, pero con este proyecto puedo seguir con mi tratamiento”, relató Condori, quien desde hace 10 años debe realizarse periódicamente una terapia de hemodiálisis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada